Lucía logra máximo grado vocacional RAD

La bailarina de la Fundación Ballet de El Salvador Lucía Figueroa realizó el año pasado el examen Solo Seal de la Royal Academy of Dance (RAD). Lo aprobó.
Enlace copiado
Lucía logra máximo grado vocacional RAD

Lucía logra máximo grado vocacional RAD

Enlace copiado
Cuando Lucía Figueroa comenzó a bailar ballet, Alcira Alonso, fundadora y directora de la Fundación Ballet de El Salvador, le dijo que el método que enseñaban era el de la Royal Academy of Dance (RAD), ubicada en Londres. Un año después realizó el examen del primer grado vocacional de esta institución. “Estos grados son para bailarinas que quieren ser profesionales, es decir, que se quieren dedicar a la danza”, explicó Lucía, quien pasó ese examen con distinción.

Dos años después realizó el siguiente examen y, de nuevo, sacó distinción. Luego realizó el examen para Advanced 1 y, en 2013, el de Advanced 2. “Solo si alguien pasa este examen con distinción puede optar al de solista, que es el grado vocacional más alto que otorgan”, dijo Lucía. Agregó: “Siempre fue una meta que tuve. Desde que hago mis exámenes, Alcira (Alonso) me planteó que quería que yo hiciera el Solo Seal porque nadie en el país lo había hecho antes”.

Lucía apenas esperó un año para realizar la prueba. Para prepararse, trabajó con Ilara Lopes, examinadora brasileña de la RAD. “Ella vino a hacer unos exámenes al país y vio que yo tenía posibilidades de pasar el examen. Me fui a Brasil con ella durante una semana para practicar. Ella fue clave en mi preparación”, dijo Lucía. Pero Lopes no fue la única que contribuyó a que Lucía se preparara para la evaluación.

A su regreso al país, Alonso, Mayra Villacorta, Alex Cornejo, Stephan Moys e Irina Flores vieron su trabajo y le dieron consejos para mejorarlo. Por último, en México, país donde se examinó en noviembre de 2014, la ayudó Andrea Vaca.

Ese 30 de noviembre Lucía estaba tensa. Durante el recorrido al lugar donde se examinaría iba callada, solo escuchando la música que tendría que bailar. “Era una presión enorme. Tanto que en más de una ocasión me pregunté por qué me sometía a algo así”, dijo Lucía.

Uno de los principales motivos de su tensión era el jurado. John Byrne, quien fue director artístico de la RAD, era uno de ellos. “Me dijeron que era muy estricto y exigente”, recordó Lucía. Pero después de tanto trabajo, no iba a desistir.

El examen consistía en la presentación de tres variaciones: una del siglo XIX, otra del XX y otra del XXI. “El objetivo es que la bailarina pueda demostrar versatilidad”.

Del siglo XIX, Lucía presentó “Port de Bars”, con coreografía de Adeline Genee. Del siglo XX, fue “La Bayadere” con coreografía de Marius Petipa. Del siglo XXI fue “Dance a Little Faster”, una coreografía de Yuri Ng.

Lucía aprobó el examen, según le informaron en enero.

Tags:

  • lucía figueroa
  • danza
  • ballet
  • certificación
  • solista

Lee también

Comentarios

Newsletter