Madonna cierra gira en Australia irritando a fans

En el último concierto este domingo en Sydney, miles de fans esperaron durante tres horas bajo la lluvia antes de poder ver sobre el escenario a la cantante. Sin embargo, la cantante no sólo ha protagonizado titulares por las largas esperas. La semana pasada, Madonna subió al escenario a una persona de entre el público, hizo comentarios despectivos sobre ella, le quitó el corsé que llevaba y dejó su pecho al descubierto.
Enlace copiado
Madonna cierra gira en Australia irritando a fans

Madonna cierra gira en Australia irritando a fans

Madonna cierra gira en Australia irritando a fans

Madonna cierra gira en Australia irritando a fans

Enlace copiado
Los australianos han estado esperando 23 años a Madonna. Creían que iban a ver un show espectacular pero la diva del pop, que cerraba allí su gira mundial "Rebel Heart", ha sido noticia por el largo retraso y la extraña actuación que ofreció.

En el último concierto este domingo en Sydney, miles de fans esperaron durante tres horas bajo la lluvia antes de poder ver sobre el escenario a la cantante. También hubo largas esperas en los otros cinco conciertos que ofreció en Australia. En total actuó seis veces entre el 12 y 20 de marzo en Melbourne, Brisbane y Sydney, pero dejó a muchos fans irritados.

"Ha sido tirar el dinero, no pudimos quedarnos hasta el final", dijo Penny Liang, que había acudido desde China para ver a la cantante junto con su amiga Wang Yan. Las dos tuvieron que correr a la 01:00 de la mañana a la estación de tren, porque perdían el último transporte desde el lugar del concierto, el Sydney Olympic Park.

"Al parecer querían asegurarse de que las luces y el sonido estaban bien, pero tras siete meses de gira deberían conocer los ajustes", dijo Jeremy Smith, de Sydney. Él pagó 670 euros (754 dólares) por las dos entradas. "Sobre el escenario estuvo todo el tiempo dando vueltas para animar al público, fue irritante", dijo. ¿Y la música? "Okay, pero nada impresionante".

Sin embargo, la cantante no sólo ha protagonizado titulares por las largas esperas. La semana pasada, Madonna subió al escenario a una persona de entre el público, hizo comentarios despectivos sobre ella, le quitó el corsé que llevaba y dejó su pecho al descubierto. La joven de 17 años aseguró después de que se lo tomó sin ningún problema.

Un par de días antes, Madonna se cayó durante el show de un pequeño triciclo. Los fans se preguntaban después si estaba ebria. "Bueno gente, yo no bebo. Pero como me han acusado de ser alcohólica, ahora comienzo", bromeó en el concierto del sábado.

Algunos medios especulaban con el mal momento que podría estar atravesando la cantante. En medio de la gira estalló la disputa con su exmarido, el director Guy Ritchie (de 47 años), por su hijo Roccco, de 15 años. Tras el inicio de la gira en septiembre en Estados Unidos y Canadá, el joven decidió mudarse con su padre a Londres. Antes vivía con Madonna en Nueva York. Y ella no quiere aceptarlo.

"No tengo ganas de escuchar recriminaciones de que me vine abajo", señaló Madonna. "Es completamente normal que una madre eche de menos a su hijo... Qué bien que tengo sentido del humor, porque no lo sobreviviría".

Sarah Jane, de Sydney, es de los fans incondicionales que le perdonan todo a la estrella del pop. Ella también asistió en 1993 al último concierto en Australia. "He esperado 23 años a su regreso. No fue ninguna decepción", agregó. "Tardó mucho en comenzar, pero fue una actuación espectacular", insistió.

Sin embargo, el entusiasmo de Jeremy Smith fue contenido. "Tuve la impresión de que le importaba bastante poco. Ha tardado 23 años en volver. Tal vez calcule que no va a volver a Australia", asegura este fan, que luce una camiseta con una imagen de la cantante australiana Kylie Minogue. Y agrega: "Kylie Minogue es mucho mejor".

Tags:

  • madonna
  • australia
  • rebel heart

Lee también

Comentarios

Newsletter