Lo más visto

Más de Farándula

Metallica: 25 años de poder oscuro

Ayer se celebraron 25 años del lanzamiento del “Black Album” de Metallica. El disco, odiado por unos y amado por muchos, convirtió ese rock pesado en un verdadero fenómeno de masas. Además, con él la banda cruzó fronteras.
Enlace copiado
Enlace copiado
Hasta 1991 eran unas figuras del thrash metal. Pero a partir de su disco “Metallica”, que todos conocen como “Black Album”, se convirtieron en estrellas mundiales del rock para el gran público. El disco “Black Album”, que catapultó a Metallica a unas ventas astronómicas y a un éxito mucho más allá de las fronteras de su estilo, cumplió este 12 de agosto 25 años.

El disco podría significar un antes y un después en la historia de la música pesada. Metallica nació a inicios de los ochenta como uno de los mejores grupos de la corriente llamada thrash.

Pero entonces entró en escena uno de los productores que cambiaría un poco el camino de Metallica: Bob Rock, quien antes había sido el cerebro detrás de producciones de grupos como Aerosmith y Bon Jovi.

Lo que buscaba Rock en un principio era darles un mejor sonido y después acercar sus canciones a un público masivo. Y lo logró.

“Se alinearon un montón de planetas. Eran las canciones correctas, con el productor adecuado, con una nueva actitud, con el enfoque apropiado en el estudio y en el momento justo”, sintetizó el batería Lars Ulrich, el alma del grupo junto al cantante James Hetfield en el documental “Classic Albums: Metallica-The Black Album”, 2001.

Gracias a canciones legendarias como “Nothing Else Matters” o “Enter Sandman”, la banda californiana salió con mucha pericia de los círculos del metal para arrasar con un disco que, solo en Estados Unidos, vendió más de 16 millones de copias. No se puede decir que el descomunal éxito los tomara por sorpresa ya que, para entonces, Metallica tenía 10 años de vida como grupo.

<iframe width="420" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/CD-E-LDc384" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Junto a Anthrax, Megadeth y Slayer, algo así como los “cuatro jinetes del Apocalipsis” del thrash metal, Metallica contribuyó a la explosión del género en los años ochenta con álbumes como “Master of Puppets” (1986) considerados cumbres de este estilo extremo, agresivo, enrevesado y muy acelerado.

Tras la muerte del bajista Cliff Burton en un accidente de autobús en 1986, la formación compuesta por Ulrich, Hetfield y el guitarrista Kirk Hammett fichó a Jason Newsted para editar “...And Justice for All” (1988) antes de abordar “Black Album”. Durante nueve meses desde octubre de 1990 a junio de 1991, la banda se encerró en un estudio de Los Ángeles.

Frente al torbellino, a la velocidad de la luz de su primera época, “Black Album”, que salió a la venta el 12 de agosto de 1991, bajaba, dentro de lo posible, las revoluciones de Metallica con canciones más sencillas y concisas, dejando de lado las estructuras complejas y con recovecos para mostrar un sonido pesado e inmediato.

Esta decisión les abrió las puertas de par en par a un nuevo público, pero despertó ciertos recelos entre los sectores más fieles del metal.

“Cuando vienes de canciones de 10 minutos que viajan entre 10 paisajes musicales diferentes y luego haces ‘Enter Sandman’ no es un secreto que la gente te va a señalar y va a decir qué está pasando aquí?”, explicó el batería Lars Ulrich en el libro “Louder Than Hell” (2014) de Jon Wiederhorn y Katherine Turman.

Tags:

  • metallica
  • disco
  • black album
  • aniversario
  • thras
  • rob rock
  • enter sandman
  • nothing else matters

Lee también

Comentarios