Metallica y su lado oscuro

El metal parecía exclusivo de tipos rudos, pero en 1991 surgió el “Black Album” de Metallica, y ese disco convirtió al rock duro en un fenómeno de masas. Producción odiada por unos, pero amada por muchos.
Enlace copiado
Metallica se fue de gira mundial este año para presentar en directo los éxitos del “Black Album”.

Metallica se fue de gira mundial este año para presentar en directo los éxitos del “Black Album”.

Metallica y su lado oscuro

Metallica y su lado oscuro

Enlace copiado
<p>El disco reúne polémica y éxito en un mismo estuche. Se llama Metallica, pero la mayoría de personas llama a esta producción como “Black Album”. Los que tuvieron en sus manos su versión en acetato recordarán esa funda negra, con una misteriosa serpiente apenas perceptible. Desde su lanzamiento ya pasaron 21 años y sus creadores lo celebraron recorriendo el mundo con un espectáculo en directo en el que tocaron todas sus canciones, desde “Enter Sandman” hasta “The Struggle Within”.</p><p>El “Black Album” podría significar un antes y un después en la historia de la música pesada. Metallica nació a inicios de los ochenta entre los mejores grupos de una corriente extrema del metal llamada thrash. El productor del disco fue Bob Rock, quien antes había sido el cerebro detrás de producciones lanzadas por grupos como Aerosmith y Bon Jovi. Pero ¿qué pretendía hacer Bob Rock con las ideas de los integrantes de Metallica? Pues, en principio, darles un mejor sonido y después acercar sus canciones a un público masivo. Para muchos críticos el “Black Album” logró ambos objetivos, pero también supo encauzar toda esa agresividad que caracterizaba al grupo hacia personas que no conocían el rápido y estruendoso sonido de Metallica. Escuchar el famoso corte “Enter Sandman” puede ser un buen ejemplo de la diferencia respecto al disco “Kill 'Em All”, aunque no pierde potencia.</p><p>A pesar de tratarse de uno de los discos con la mejor calidad de sonido en la historia del rock, muchos de los seguidores del grupo fundado en Los Ángeles, California, en 1981, dieron la espalda al nuevo material producido por Bob Rock, lanzado en aquella época de 1991, cuando el grunge de Seattle –género que catapultó a Soundgarden, Nirvana y Pearl Jam– se imponía como moda en la industria musical.</p><p>“El disco negro trajo cambios en la banda, en cuanto a composición, pero, en cuanto a sonido y producción en general, no tiene comparación, todo les quedó de lujo. Nunca fui fan de Metallica, me gustan muchas de la rolas viejas, pero creo que con el álbum negro ellos ‘socializaron’ su música, buen disco de metal, uno de los mejores en producción de todos los tiempos”, opinó Roberto Burgos, del grupo salvadoreño Dreamlore.</p><p>Por su parte, Alberto Castro, del programa Discovery Rock, de radio Astral, explica que el disco negro fue su impulso a la música pesada: “El ‘Black Album’ fue víctima del contexto histórico, si bien para los metaleros de la vieja escuela significó una total traición por parte de Metallica por romper con lo que se venía haciendo en los discos anteriores, para muchos de los que crecimos en la década de los noventa significó nuestro primer acercamiento con el mundo del rock”.</p><p>Pero, ¿qué opina un verdadero fan del grupo? Rubén Herrera es un fiel seguidor de Metallica y es de los que aceptó el cambio y además aún defiende con argumentos el propósito de “una de las mejores producciones del rock”: “El ‘Black Album’ es de los mejores trabajos de Metallica ya que, a pesar de no contar con la agresividad de sus predecesores, contiene esa esencia, esa complejidad musical, esa armonía, esa fuerza que caracteriza a Metallica; 21 años después de su lanzamiento, con una gira en Europa tocando el ‘Black Album’ en su totalidad, viendo a miles de personas corear cada una de las canciones, desde pequeñitos hasta personas mayores, te dice lo grande y asertivo que fue el ‘Black Album’ para Metallica”, concluye contundente.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • fama
  • espectaculos

Lee también

Comentarios

Newsletter