Lo más visto

Más de Farándula

Thandie Newton: “Muchas veces me sentí sexualmente explotada”

La protagonista de “Westworld” conversó sobre su rol de actriz, el activismo y por qué no se sintió incluida en el movimiento “MeToo”. Newton contó, en 2016, que un director la hizo grabar durante un casting una serie de escenas de contenido sexual.
Enlace copiado
Thandie Newton: “Muchas veces me sentí sexualmente explotada”

Thandie Newton: “Muchas veces me sentí sexualmente explotada”

Enlace copiado

A los 45 años, Thandie Newton no teme mostrarse genuinamente divertida para “romper el hielo” o utilizar palabrotas para ponerle énfasis a lo que está diciendo. Tampoco se mide al momento de reflexionar sobre lo que se le pregunta, lejos de las típicas respuestas “de casete” que suelen darse en una rueda de prensa. Es ella, de hecho, quien marca el ritmo de la conversación, acudiendo a ese mismo magnetismo innato con el que trasciende la pantalla interpretando a Maeve, la androide que encabeza un foco de rebelión dentro del parque “Westworld”. Esta, definitivamente, no será una entrevista del montón.

Newton dice que sabía muy poco sobre Maeve Millay cuando firmó contrato con HBO para sumarse al proyecto de Lisa Joy y Jonathan Nolan. “Desconocía qué rumbo iba a tomar el personaje en la serie, solo me contaron que se trataba de la madama de un burdel y me adelantaron que iba a tener un montón de escenas desnuda. Pensé que me estaban tomando el pelo”, explica.

No lo dice por pudorosa, sino por la carga emocional que para ella significaba sacarse la ropa frente a cámaras: en julio de 2016, poco más de un año antes de que los abusos cometidos por Harvey Weinstein en Hollywood dieran pie al movimiento “MeToo”, Newton contó que un director abusó de ella durante una audición, en los comienzos de su carrera. El testimonio lo dio durante una gala organizada por el proyecto V-Day, que busca prevenir la violencia contra las mujeres, sin mencionar al agresor pero yendo contra todos los consejos de no hacer público el tema para no “afectar” su reputación.

“El solo hecho de estar desnuda y poner mi cuerpo para que sea ‘utilizado’ frente a cámaras es algo que me aterra, pero nunca me sucedió eso en el rodaje de’ Westworld’. Me siento en completo control de la situación”, asegura. “He estado desnuda en otras películas y no fue agradable. De hecho, muchas veces me sentí explotada y fui abusada por un director. Pero en ‘Westworld’ todos han sido tan respetuosos... Nunca estuve más feliz de desnudarme (risas)”.

Las escenas de desnudez no son caprichosas. Maeve es una androide más de los miles que pueblan el parque temático que invita a una experiencia inmersiva, en la que todo es posible. Los robots se convierten así en “juguetes” que pueden ser maltratados, asesinados y abusados por los visitantes de “Westworld”, y que necesitan ser reiniciados en un laboratorio antes de entrar nuevamente en escena. Desnudos e indefensos, vuelven a “nacer” una y otra vez. Pero Maeve comienza a tener recuerdos y a hacerse preguntas. Y, en esa búsqueda de respuestas, se embarca en un plan que la pone al frente de una peligrosa cruzada contra quienes le hicieron daño.

“Esta mujer, que en realidad es un robot, consigue hacer ajustes a su programación y volverse mucho más fuerte y poderosa. Se pone al frente de su propia narrativa. Y creo que su historia puede significar mucho para las mujeres, pero también para cualquiera que haya podido hacer esa transición hacia el empoderamiento, que haya sufrido ‘bullying’ en el colegio y un día puede salirse del lugar de la víctima... Es increíble en cuántos aspectos de la vida este personaje llega a la gente“, dice con orgullo.

En pleno desarrollo de la segunda temporada –el episodio final se emitirá el 24 de junio–, HBO ya le garantizó a los fans de “Westworld” que la serie estará de regreso con nuevos episodios, posiblemente, en 2020.

Newton nació y creció en Londres, aunque desarrolló gran parte de su carrera en Hollywood. “Crash” (2004) fue la película que la catapultó a la fama, aunque antes había tenido pequeños roles en películas como “Entrevista con un vampiro”, “Misión Imposible II” y “La batalla de Riddick”. Desde hace 20 años está casada con el guionista y director Ol Parker, con quien tiene tres hijos. Además, es una militante de distintas causas referidas a la igualdad de género, fomenta el veganismo y está muy en contacto con las raíces africanas de su madre, que era oriunda de Zimbawe.

Ella misma prefiere hablar de “activismo” para hablar del compromiso que lleva consigo a cada ámbito de su vida. “Se vuelve más duro a medida que pasan los años, pero también se pone mucho mejor”, explica. “En el último tiempo he podido concentrarme mucho más en las cosas que me importan. Siento que pude poner mi cabeza en lugares, personas y cosas que necesitan atención, y eso también ha hecho que me posicione de otra manera al momento de actuar y asumir un rol”.

Newton se encuentra particularmente orgullosa de trabajar en “Westworld”. “Esta serie me permitió conjugar activismo y trabajo como nunca antes me había sucedido, porque la historia es bastante gráfica al hablar de la violencia ejercida contra las mujeres, pero también es una suerte de metáfora de cómo el 75 % de la población mundial vive para servir al 25 % restante, que es el que tiene el poder“, indica. “Hay un 75 % de la población mundial que no tiene idea de qué es ‘Westworld’, que no tiene acceso a computadoras, que vive en condiciones precarias o directamente subhumanas y que necesita que salgamos de nuestro pequeño microcosmos para que los escuchemos y les prestemos nuestras voces”.

¿Cuál es tu opinión sobre los movimientos “Me Too” y “Time’s Up”?

Experimenté un profundo dolor por las mujeres que sufrieron el abuso y el acoso en carne propia. Y creo que dar testimonio de lo vivido nos ayudó a visibilizar cosas que parecían naturales en la industria, como la violencia sexual a la que estuvimos expuestas por décadas. Pero, cuando conté lo que me había pasado, sentí que era partida en dos, que nadie me escuchaba...

¿Te involucraste con esos movimientos?

La verdad es que no fui tenida en cuenta. Muchas veces yo me siento una actriz estadounidense antes que británica, porque en el Reino Unido los actores de color tenemos participaciones muy reducidas en la industria del entretenimiento, estamos muy limitados...

¿Por qué crees que fuiste “olvidada”?

Quizá no era lo suficientemente linda, ni demasiado conocida, ni tampoco iba a estar invitada a los Óscar ese año. No sé por qué no me convocaron ni me tuvieron en cuenta. Me sentí ignorada. Siento un profundo respeto por los movimientos que crearon, pero entiendo que ese movimiento no se termina cuando la cámara se apaga.

Lee también

Comentarios