Navidad con niños que tienen alergias alimentarias o celiaquía

Mañana es navidad y con ello se acercan momentos para disfrutar alrededor de la mesa con la familia. Pero ¿qué hacer si alguno de los pequeños sufre de alergias alimentarias o de enfermedad celíaca? 
Enlace copiado
Navidad con niños que tienen alergias alimentarias o celiaquía

Navidad con niños que tienen alergias alimentarias o celiaquía

Enlace copiado

En Navidad suelen incrementarse de forma habitual las reacciones alérgicas, ocasionadas a la ingestión de frutos secos, frutas menos habituales en otros momentos del año, crustáceos y marisco en general, ya que en estas fiestas se incrementa el consumo de estos alimentos.


Debemos estar alerta, ya que en la Navidad es muy común comer fuera de casa con otros familiares, por lo que las comidas pueden contener el alérgeno responsable al existir un menor control sobre la preparación de las mismas y un posible desconocimiento por aquellos que las preparan.


Al margen de las alergias alimentarias, dos condiciones que también muestran una elevada prevalencia en la población infantil son la malabsorción de lactosa y la enfermedad celíaca.


El único tratamiento comprobado es la eliminación en la dieta del alimento que produce la enfermedad y, en caso de reacciones graves, se recomienda tener a mano en el botiquín adrenalina autoinyectable, corticoides orales y un antihistamínico oral.

 

Precauciones en la cocina y en la mesa
Una buena norma, en caso de tener en casa algún comensal celíaco o con malabsorción de lactosa, es adaptar todo el menú para que no existan divisiones y todos saboreen la misma comida.


En el caso de la malabsorción de lactosa, el mayor problema se suele centrar en los aperitivos basados en quesos y salsas como la bechamel. 


En el caso de los celíacos, el principal problema se encuentra en los aperitivos creados con pan o derivados del trigo. 


Aunque hay muchos productos certificados sin gluten en la actualidad, se puede optar igualmente por recetas que no lo contengan. La lista de alimentos permitidos es bastante amplia.


Existen igualmente recetas aptas para celíacos en la elaboración de pasteles, con harinas especiales o sin recurrir a ellas, con bases de fruta o mousses frutales (mango con arándanos, por ejemplo), que son opciones ligeras y frescas, muy apreciadas por los niños en general.


Recordemos que en toda celebración que hagamos fuera de casa es necesario hablar sobre las comidas que no puede tomar el niño. Ofrece colaborar con el anfitrión para elaborar un menú seguro. En la mayoría de los casos es posible crear una comida segura, simplemente ajustando pequeños detalles en la receta. Es esencial etiquetar todo y evitar un contacto cruzado entre los alimentos.


Compartir las limitaciones en la comida entre todos los presentes ayudará a evitar accidentes. En caso de que esto no sea posible, elaborar los alimentos de forma separada, marcarlos adecuadamente y servirlos en primer lugar.


En caso de que no sea posible variar la comida realizada por el anfitrión, llevar una comida segura para el niño que pueda comer allí. Recuerda en ese caso también de los alimentos de picar, así como de los postres.


Mantener los cubiertos separados, así como los utensilios de servir y lavar adecuadamente las manos antes de comer y de manipular los alimentos.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter