Lo más visto

“No tengan miedo de ser diferentes”

Cientos de jóvenes salvadoreños han superado su dependencia a las drogas, gracias a la ayuda de Eduardo Loyola, consejero terapeuta en drogodependencia.
Enlace copiado
Eduardo Loyola

Eduardo Loyola

Enlace copiado

El consumo de drogas constituye un problema social y de salud que afecta a muchos jóvenes salvadoreños. Como respuesta a esta problemática, surge el Centro Terapeutico de Adicciones, un proyecto de carácter privado, bajo la dirección de Eduardo Loyola; un joven emprendedor que decidió formarse como consejero terapeuta en drogodependencia, riesgos asociados y violencia.

Su formación ha estado de la mano de organismos internacionales, entre ellos la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) de la Organización de Estados Americanos.

“Lastimosamente en nuestro país no se cuenta con opciones de tratamiento a nivel profesional; a partir de eso, vimos la necesidad de crear una institución que brinde una respuesta y alternativas mediante un equipo e infraestructuctura adecuada”, explicó Loyola.

“Nosotros tomamos a bien el hecho de querer llevar nuestros servicios a los lugares que por lo general cuesta llegar, por eso hace más de año hicimos toda las gestiones para poder trabajar con privados de libertad”.
Eduardo Loyola, Centro Terapeutico de Adicciones

El centro está formado por un equipo multidiscplinario de terapeutas certificados, psicólogos, psiquiatras y consejería espiritual; funciona mediante modalidad ambulatoria, dado que está dirigido a personas que estudian y trabajan.

“Todo el trabajo de la institución y el equipo deja una riqueza humana y espiritual que es incuantificable. Son muchísimas las experiencias de jóvenes salvadoreños que han logrado salir adelante gracias al esfuerzo de todo un equipo. El 80 % de personas que recibimos son jóvenes entre los 17 y 30 años; sin embargo, hemos tenido niños de 14 años y adultos de 60 años”, explicó el terapeuta.

Su más reciente proyecto se realizó en el Centro Penal La Esperanza, conocido como Mariona, donde más de 25 privados de libertad formaron parte del programa de recuperación de tratamiento de drogodependencia y reducción de violencia.

Asimismo, los profesionales de este centro también se encargar de brindar consejería en instituciones educativas o empresariales.

“No tengan miedo de ser diferentes y a conocer un nuevo estilo de vida, vale la pena darse una oportunidad de aprender a ser felices. El alcohólico y el drogadicto encuentra su aparente felicidad en el consumo de sustancias, y cuando eso desaparece o pensamos que eso va a desaparecer es muy difícil. No tengan miedo y busquen ayuda”, expresó el director del centro.

80%
de personas que recibe son jóvenes entre los 17 y 30 años de edad. 

 

Eduardo Loyola
 Cargo: 
Director del Centro Terapéutico en Adicciones.
 Trayectoria: 
Terapeuta formado en dorogodependencia, riesgos asociados y violencia. Miembro de la Asociación Internacional de Profesionales en Adicciones. 

Lee también

Comentarios