Loading...

'Nunca volveré a hacerlo': Daniel Craig sobre su papel como James Bond

Con 'Sin tiempo para morir', el actor británico abandona su papel tras 15 años. ¿Quién lo sucederá?

Enlace copiado
Enlace copiado
Daniel Craig como James Bond en 'Sin tiempo para morir'. FOTO: UIP

James Bond está a punto de llorar: acaba de pronunciar unas emotivas palabras, mientras una multitud lo consuela y aplaude. Sus enormes ojos azules encharcados traducen los buenos momentos y la nostalgia de lo que no será más. El implacable agente 007 se ha derrumbado y ahí, delante de todos, ha dejado ver su lado más frágil.

Quien realmente llora en el video que circuló la semana pasada en internet es Daniel Craig, el actor que dejó la piel en la interpretación del popular espía y que lo llevó al Olimpo de la fama. Sin embargo, no valieron las súplicas de fanáticos, productores y compañeros de reparto: Craig ya no será más James Bond, el mítico agente que Ian Fleming creó en la literatura en 1953.

Casino Royale (2006), Quantum of Solace (2008), Skyfall (2012), Spectre (2015) y la próxima entrega Sin tiempo para morir (James Bond: No Time to Die), que se estrenará el 30 de septiembre en Colombia, son las películas en las que Graig ha demostrado que James Bond es más que un coleccionista de mujeres bellas y un bebedor consumado de martinis ‘agitados, no mezclados’.

“Nunca volveré a hacerlo. Cuando lo dejé la última vez pensé, ‘¿realmente vale la pena este trabajo, pasar por todo esto?’. No me sentía bien… me sentía físicamente muy deprimido. Tienes que dejar de pensar y actuar, intentar dejar tu ego a un lado”, explicó Daniel Craig en una extensa entrevista con la revista GQ el año pasado. “La posibilidad de hacer otra película está, simplemente, descartada (…) He sufrido de ansiedad, diciéndome ‘no puedo hacer frente a esto, no puedo lidiar con ello’ ”.

La presión y la preparación que el actor enfrentó le pasaron su cuenta de cobro. A sus predecesores les ocurrió lo mismo: Sean Connery, Timothy Dalton, Roger Moore y Pierce Brosnan quedaron marcados por Bond. Algunos, como Connery ‘malayaron’ su suerte y decidieron alejarse incluso de la gran pantalla por largo tiempo.

Y aunque se espera que no pase lo mismo con Graig, él mismo comentó que después de Bond “tal vez tenga otro hijo o simplemente me dedique a envejecer. Hay otras cosas que son más importantes”.

Rami Malek es el villano de esta entrega. Foto: UIP

Nace otro Bond

En el aire flotan preguntas sobre quien reemplazará a Daniel Craig para hacer el papel del espía británico. La semana pasada, Craig levantó ampolla al declarar que no le parece bien la posibilidad de que una mujer o un actor negro lo reemplace. “Simplemente debería haber mejores papeles para mujeres y actores de color”, se justificó en Radio Times.

Entre tanto, varios nombres han sonado para sucederlo: Robert Pattinson, Tom Hardy, Idris Elba, James Norton, Richard Madden, Tom Hiddleston, Daniel Kaluuya, Henry Cavill (que ya lo intentó pero resultó muy joven para el papel cuando tenía 23 años). Incluso, Lashana Lynch, que estará en Sin tiempo para morir como una de las espías que persigue al 007. Todas son especulaciones.

Sin embargo, los Broccoli (la familia de productores que ha llevado las novelas de Fleming al cine con el sello Eon Productions) han encontrado a sus Bond de la manera más casual.

Albert R. Broccoli, conocido como ‘Cubby’, se topó con Sean Connery en un estudio cuando era un secundario de películas. A Timothy Dalton lo vio en una venta de carros y a Pierce Brosnan se lo cruzó en un salón de belleza. Daniel Craig no fue la excepción.
Aunque este británico ya había hechos papeles notables en el cine y la televisión (Crimen organizado, Múnich, o su papel de Ted Hughes en Sylvia) y una estupenda carrera en el teatro británico, Barbara Broccoli, hija de Albert, lo vio durante la filmación de una escena en una película de bajo perfil: él sostenía un arma y acechaba desde la torre de una iglesia. “Vi a Bond. Solo recuerdo tener escalofríos en todo el cuerpo”, dijo ella en una entrevista posterior.

Craig tenía 36 años, un cuerpo atlético y macizo, cabello rubio, unos encantadores ojos azules y era ‘bajito’ para ser Bond —mide 1,78 metros—. Su expresión era (es) adusta, de esos rostros a los que les cuesta sonreír. Definitivamente, su físico no encajaba en el perfil de los Bond anteriores.

Con todos los miedos a flor de piel, Craig aceptó el papel. “Cuando se anunció que daría vida a Bond, las reacciones fueron dispares y terribles. Incluso recibí amenazas de muerte”, dijo.

“No puedo hacer una impresión de Sean Connery. No puedo ser Pierce”, fue lo primero que pensó.

La última película

En Sin tiempo para morir, James Bond se toma un descanso. Está en Matera, sur de Italia, al lado de su amada Madeleine (la francesa Léa Seydoux) tomando el sol y bebiendo cocteles. Ha roto su relación con el M16 y decidió darse un nuevo chance en el amor. Todo parece tranquilo, hasta que un viejo amigo le pide ayuda en una misión, donde se cruzará con el astuto Lyutsifer Safin (Rami Malek) y la belleza de Paloma (Ana de Armas).

“Tuvimos un debate sobre cómo seguiríamos contando la historia de amor y explorando los temas que se han vuelto fundamentales en las películas de Daniel Craig”, explica Barbara Broccoli.

La actriz Ana de Armas es Paloma. Foto: UIP

“Si Bond ha decidido comprometerse en una relación, esto implica muchos retos emocionales para él”, continúa. “Por lo tanto, la confianza es el tema principal en esta cinta; hacer un compromiso con alguien es muy difícil para Bond, si tomamos en cuenta su historia sentimental y que la traición es un factor determinante en la ruptura de sus apegos”.

La última película de Daniel Craig como Bond es dirigida por Cary Joji Fukunaga (Jane Eyre, Sin Nombre, True Detective) después de los líos contractuales que tuvieron los productores con Danny Boyle.

“En Sin tiempo para morir existía una poderosa historia inconclusa que necesitaba cerrarse, así como muchos cabos sueltos que resolver”, señala Craig. “Considero que hemos logrado redondear la historia”.

“Un Bond retirado era algo nuevo para nosotros: pensar cómo sería este hombre al no tener su trabajo cotidiano. Cuando has dedicado tu vida al servicio (...) ¿cuál es el legado que dejas tras tu partida?”, se pregunta el socio y medio hermano de Broccoli, Michael G. Wilson.

Es paradójico que tanto Craig como su James Bond anhelen lo mismo en este momento: descansar. En la ficción, el 007 sueña con su retiro, mientras su intérprete necesita tomar distancia de la historia.

Muchos seguidores de la saga temen que el final de Sin tiempo para morir sea radical; otros, siguen preguntándose quién tomará la posta del personaje. Con miles de millones en juego y el prestigio de una marca ganadora como esta, lo único certero es que personajes como Bond son eternos y habrá espía para rato.
 

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines