Olga, amante, musa y monstruo

Olga Khokhlova fue la primera esposa de Picasso. En la mayoría de obras del artista se le ve bella, distante y pensativa.
Enlace copiado
Enlace copiado
Su boca es pequeña y sensual; su cuerpo, esbelto y frágil. Pablo Picasso inmortalizó la belleza de Olga en muchas de sus obras, no hay ninguna otra mujer a la que el genio español pintara tan a menudo como a la que fue su primera esposa.

Sus lienzos muestran su amor y fascinación por esta bailarina rusa de ballet, pero también odio. Y es que cuando Picasso conoció a la joven de 17 años Marie-Thérèse Walter, comenzó un largo drama matrimonial. Ahora, el Museo Picasso recorre su turbulenta relación con la exposición “Olga Picasso”, que ya abrió sus puertas.

Olga Khokhlova y Pablo Picasso se conocieron hace un siglo, en febrero de 1917. Ella bailaba en el famoso Ballet Ruso, que iba a presentar en Roma la pieza “Parade”, cuyo vestuario y escenografía diseñaba el pintor. En una de las fotos que se muestran en la exposición, compuesta por más de 350 obras, aparecen ambos en la capital italiana, sonriendo.

La instantánea proviene de una maleta de viaje llena de documentos personales que Olga legó tras su muerte, el 11 de febrero de 1955 en Cannes. Muchas de las cartas y fotografías pueden verse por primera vez en la muestra, que se prolongará hasta el 3 de septiembre. La mayoría son de la época que vivió junto a Picasso. La pareja se casó el 12 de julio de 1918.

Uno de los primeros retratos de Olga lo pintó Picasso en 1917 y en él lleva puesta una típica mantilla española. Su rostro es pétreo y su mirada, melancólica, como en la mayoría de los lienzos en que el pintor la inmortalizó.
 

Tags:

  • olga picasso
  • obras
  • esposa
  • artista
  • lienzos
  • exposicion
  • amante

Lee también

Comentarios

Newsletter