Lo más visto

Más de Farándula

"Pablo tiene límites, pero no deja de ser malvado"

A finales de septiembre, Arturo Menéndez estrenará en las salas de cine del país su segundo largomentraje: "La palabra de Pablo". El cineasta salvadoreño habla, en esta entrevista, sobre el proyecto y su desarrollo.

Enlace copiado

"Pablo tiene límites, pero no deja de ser malvado"

Enlace copiado

En octubre de 2015, el público salvadoreño pudo apreciar la primera película del director y guionista salvadoreño Arturo Menéndez quien, para entonces, ya era conocido por cortometrajes como "Paravolar" (2008) y "Cinema Libertad" (2010). El poder llevar un largometraje a cartelera fue un "sueño cumplido" para Menéndez, como expresó él mismo. Este año ese sueño sigue creciendo, ya que el cineasta regresa con su segunda película: "La palabra de Pablo". La nueva propuesta de Menéndez llegará el 27 de septiembre a los cines del país.

¿Cómo te sirvió la experiencia de "Malacrianza" para poder desarrollar "La palabra de Pablo"?

Era necesario hacer una película como "Malacrianza", ya que fue lo que abrió las puertas para que una película como esta se pudiera hacer. Con todos sus defectos técnicos, "Malacrianza" aún sigue viajando y se sigue presentando. A mucha gente le ha gustado. Incluso ha sido tema de tesis. Sin "Malacrianza" no existiría esta película o lo haría de otra manera.

¿Cuál fue esa idea inicial que comenzó a gestar "La palabra de Pablo"?

Todo nace en mi etapa de cuando estaba enamorado de Shakespeare. Me llamaba la atención el personaje de Yago en "Otelo". Me parecía interesante por su maldad. Me inspiró a escribir un personaje como Pablo, tropicalizarlo y ponerlo en este contexto. El guion estuvo varios años engavetado, esperando su momento correcto.

Respecto al guion original, ¿hubo cambios?

Sí. De 2014 hasta acá, hubo cambios. La historia era mucho más violenta y malcriada; es decir, los personajes utilizaban más este tipo de palabras. Era distinta. Uno va cambiando, evolucionando, y ya no es necesario proyectar violencia gratuitamente. Uno se pregunta por qué y para qué la voy a mostrar. Uno se va haciendo más responsable.

¿Este cambio afectó al personaje de Pablo?

Sí. Antes no tenía límites; hoy se los puse. Eso sí, internamente sigue siendo un tipo malvado.

¿Cómo has evolucionado como cineasta, desde tus primeros cortometrajes, pasando por tu primera película hasta llegar a "La palabra de Pablo"?

Es bonito ver hacia atrás y ver el crecimiento. Mi vida ha sido esto, el cine de ficción. Con sus dificultades y todo, me encanta producir ficción en el país, poder viajar y conocer gente interesante. Y hoy hacer películas de mayor presupuesto. No ha sido fácil. Tuve que sacrificar muchas cosas, pero ha habido recompensas.

¿Cómo fueron seleccionando a los actores?

A Carlos Aylagas lo conocí por medio de un amigo en Los Ángeles. Nos juntamos acá. Desde el principio, pensé que podría funcionar como Pablo. Hizo casting igual, y me sorprendió. Hicimos varios castings. A Asuical Sandoval fue una grata sorpresa encontrarlo. Desde que lo vi dije: "yo lo quiero a él". Tiene un talento natural. A Rosario Ríos también la conocí en el casting. Con Leandro (Sánchez Arauz) ya habíamos trabajado y me gusta incluirlo. A Paola Baldion la había conocido en Chicago y conocía su trayectoria. Ahí se completó.

¿A cuál de todos los personajes fue más difícil encontrarle al actor adecuado para interpretarlo?

Fue a Miguel, que quedó en manos de Fernando Rodríguez. Yo lo había visualizado de otra manera, pero cuando lo vi en pantalla me pareció muy cliché. Y con Fernando se salía del cliché y me dio un personaje interesante. Creamos el personaje de Miguel junto con él. Le dio vida a partir de los lineamientos. Creo que su actuación es una de las más grandes e interesantes.

"La palabra de Pablo" dura 85 minutos. "Malacrianza" tuvo una duración de 70 minutos.

Forbes consideró en 2015 a Menéndez como una de las personas más influyentes de Centroamérica.

Lee también

Comentarios