Problemas internos

Después de alcanzar la fama con su segundo disco de estudio, “No Need to Argue”, The Cranberries tuvo problemas internos.
Enlace copiado
Enlace copiado
La principal dificultad la planeó el futuro del grupo. Muchos especialistas en música opinaban de forma reiterada hasta la saciedad que Dolores O'Riordan era la estrella y que, en última instancia, no necesitaba a sus compatriotas. Sin embargo, en ese momento esos comentarios no trascendieron. Entonces, en 1996 lanzaron su tercer disco, titulado “To The Faithful Departed”. La mayoría de los críticos creyó que no tendrían éxito con esta producción, pero pocos días después de su lanzamiento la realidad les demostró que se equivocaban. A pesar de esto, no consiguió superar a su predecesora. En este proyecto, además de la voz de O'Riordan también la guitarra y la batería tuvieron un papel destacado. Según la cadena MTV en la biografía del grupo, los instrumentos demostraban su consistencia y mientras O'Riordan cantaba ofrecía diatribas políticas e historias de amores tormentosos. “Bosnia” y la canción antidroga “Salvation” resaltaban junto con la desconcertante “I Just Shot John Lennon” y la maravillosa “When You're Gone” de estilo doo-wop. Todos estos temas contribuyeron a conseguir un álbum que mostraba una faceta nueva de carácter experimental. Pero entonces los problemas entre los miembros de The Cranberries volvieron a surgir. Tras haber iniciado una gira, las discusiones, el estrés, la monotonía y el cansancio generaron tantas fricciones que para muchos pudo haber significado la disolución del grupo. Fue entonces que en 1997, después de la devastadora gira, la banda decidió tomarse un descanso.

Tags:

  • The Cranberries
  • Dolores O´Riordan
  • Bosnia
  • disco
  • grupo
  • To The Faithful Departed

Lee también

Comentarios

Newsletter