Lo más visto

Más de Farándula

Refilar

La última edición del Diccionario de la lengua española (2014), propio del español estándar, recoge el verbo refilar como “Recortar los bordes sobrantes de las hojas volantes de una obra impresa”, utilizado en Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú y Uruguay. Casi calcada es la primera de las cinco acepciones consignadas por el Diccionario de americanismos (2010), “Recortar los excedentes de las hojas de un material impreso”, cuyo uso atribuye a los mismos países. Examinemos ahora las otras cuatro.
Enlace copiado
Refilar

Refilar

Refilar

Refilar

Refilar

Refilar

Enlace copiado
La segunda, “Extorsionar o chantajear” -asegura la misma fuente-, es vigente en Ecuador. La tercera, de uso exclusivo en Bolivia, en el ámbito delincuencial, significa “Sobornar un preso a un policía para huir de la cárcel”. La cuarta también se emplea en Bolivia como “Prepararse anímicamente para enfrentarse a alguien o para afrontar algo determinado”. La quinta, finalmente, de regreso a Ecuador, se cita como “Recargar un depósito con el mismo tipo de líquido o sustancia que tenía”. Obviamente, aquí hay un problema.

Refilar no es un término exclusivamente ecuatoriano, sino -me atrevería a decir- también de México y Centroamérica, pues su origen radica en el inglés to refill, “rellenar”, que nos es más próximo por razones geográficas. Así, no es extraño que en un restaurante de comida rápida nos “refilen” el vaso de gaseosa que nos han servido con el menú o que en otro se anuncie como permanente oferta el “refil” de café. Seguramente en una versión actualizada del Diccionario de americanismos aparecerá esta ampliación. La esperamos con ansia.
 

Lee también

Comentarios