Sabina no les niega nada a los salvadoreños

El cantautor español Joaquín Sabina se presentó en el anfiteatro del CIFCO, donde interpretó más de una veintena de canciones. 

Enlace copiado
Concierto de Sabina en CIFCO.

Concierto de Sabina en CIFCO.

Los asistentes al concierto de Sabina.

Los asistentes al concierto de Sabina.

Enlace copiado

Joaquín Sabina vino a El Salvador como parte de su gira promocional del disco "Lo niego todo". Pero el cantautor no negó nada a sus fanáticos en el anfiteatro del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO).

Todo comenzó a a las 9:19, cuando sonó la versión orquestal de "Y nos dieron las diez". El público coreó el que era el prólogo a la aparición sobre el escenario del artista.

A las 9:23, fueron recibidos con aplausos y gritos los músicos que acompañan a Sabina, quien entró con una guitarra y un saco morado.

Tras saludar a los asistentes y quitarse el sombrero para ellos, llegó a su micrófono para interpretar "Cuando era más joven".

Luego tomó asiento y se quitó el saco. "Lo niego todo" fue el tema con el que continuó.

"Buenas noches y gracias salvadoreñas y salvadoreños", dijo el español, quien recordó que "estuvo a un pelo" de no celebrar la gira por problemas de salud y otros imprevistos. Pero eso no lo detuvo.

"Sé que quieren escuchar las viejas. Serán dos partes. En la primera serán piadosos y hospitalarios y se van a tragar unas nuevas. Luego les cantaremos las que quieran", expresó.

Tras esto cantó "Quien más, quien menos" y "No tan deprisa".

El siguiente momento de la noche fue muy simbólico para los presentes , ya que Sabina dijo que, además de los asistentes, en El Salvador tiene tres "amigos". 

"Son amigos porque los admiro. Dos ya fallecieron: Monseñor Romero y Roque Dalton. El otro está vivo. Es el Mágico González", dijo e interpretó "Lágrimas de mármol", a la que siguió "Sin pena ni gloria".

Sabina recordó sus inicios en la música, cuando cantaba temas de Serrat y José Alfredo Jiménez. O temas como "Son tus perjúmenes mujer". Esto hizo que los asistentes cantaran un poco y Sabina también.

Las canciones que siguieron fueron "Las noches domingo acaban mal"y "Donde habita el olvido".

"Estoy en casa, el escenario. Esta (sus músicos) son mi familia. Muchos tienen hasta 35 años conmigo", dijo Sabina. Luego presentó a los artistas que tocan con él. Asimismo, en sus giras invita a algún músico. Para esta fue una bajista, Laura Gómez Palma.

Sabina entonces cedió el escenario a sus acompañantes y estos tocaron "Hace tiempo que no" y "La del pirata cojo".

Los músicos interpretan "La del pirata cojo". Foto: Óscar González

El cantante volvió a tomar el micrófono - ahora con sombrero blanco- para interpretar "Una canción para la Magdalena". Los asistentes cantaron a todo pulmón ese tema, al igual que "Por el bulevard de los sueños rotos".

La emoción creció aún más con "Y sin embargo te quiero" y Sin embargo" que sonaron una seguida de la otra.

El repertorio continuó con "Peces de ciudad", una de las canciones favoritas de Sabina, según dijo.

"19 días y 500 noches" fue coreada con energía por los asistentes, quienes, al terminar, aplaudieron por varios segundos.

Los músicos que acompañan a Sabina se volvieron a quedar solos para tocar "A la orilla de la chimenea" y "Seis de la mañana".

Para el cierre del concierto, Sabina - con otro sombrero, ahora café- todavía tenía varias sorpresas como "Noches de boda" y "Y nos dieron las diez".

Las últimas canciones de la noche fueron "Princesa", "Tan joven y tan viejo", "Contigo" -en la cual cambió algunas partes; por ejemplo, en una parte dijo "ni pupusas sin ti"- y "Pastillas para no soñar".

Antes de que dieran las 12 de la medianoche, Sabina y sus músicos se despidieron del público, mientras sonaba de fondo "La canción de los buenos borrachos". Como última sorpresa, Sabina sostuvo sobre el escenario una camiseta del Mágico, con el número 11.

Uno de los artistas que acompaña a Sabina sostiene la camiseta del Mágico. Foto: Óscar González

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter