Lo más visto

Más de Farándula

Salvadoreño llevará su música a Asia

Raúl Flores Jaco, músico nacional, prepara sus maletas, ya que artistas bolivianos radicados en Taiwán lo han contratado para unírseles.

Enlace copiado
Salvadoreño llevará su música a Asia

Salvadoreño llevará su música a Asia

Enlace copiado

Raúl Flores Jaco, de 29 años, es un músico salvadoreño que este mes comenzará una nueva vida, al otro lado del mundo, con lo que siempre soñó: llevar sus notas andinas por diferentes países. Su aventura dará inicio en Asia.

Jaco es originario del municipio de Santiago Texacuangos, San Salvador. Inició tocando guitarra a los 11 años en la iglesia. A los 12 años, se unió al grupo Alturas, en el que aprendió a tocar otros instrumentos. Luego fundó el grupo Canto de Mi Tierra, con el que desde hace ocho años toca junto con exintegrantes de Alturas.

Su carrera musical llevó hasta Taiwán (China) en julio pasado. En ese país, su talento fue suficiente para llamar la atención de unos músicos bolivianos que, desde hace dos décadas, están radicados ahí. Ellos le pidieron que sea el cuerdista del Grupo de Los Andes. “Para mí ha sido un gran sueño, incluso no me lo creo todavía”, dijo.

Se va el próximo 23 de octubre para iniciar con sus nuevos compañeros una gira por Asia, que abarcará países como Singapur, Tailandia, China e Indonesia. Tocará el charango, instrumento propio del género andino que tiene cinco cuerdas y sonidos agudos.

Su aventura en ese continente comenzó cuando Canto de Mi Tierra fue seleccionado por el Concejo Internacional de Organizaciones de Festivales de Folklore y de las Artes Tradicionales (CIOFF) —un colaborador oficial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés)— para viajar a Taiwán.

Como representantes de El Salvador, realizaron una gira por varias ciudades. Incluso ofrecieron dos conciertos diarios como parte del Festival Internacional Folklórico y Juegos para niños de Yilán 2017.

Jaco aseguró que fueron bien recibidos en todas las ciudades donde llegaron. A pesar de ser un grupo de música andina, tocaron solamente canciones del repertorio salvadoreño, ya que cada grupo debía transmitir la música folklórica de su país. Incluyeron piezas como “El Torito Pinto” y “El Carbonero”.

Según relató, los taiwaneses incluso se aprendieron algunas estrofas de las canciones. Les tomaban fotografías, imprimían álbumes, les pedían sus autógrafos y les daban regalos como fruta y té. “En Asia valoran tanto la música”, comentó.

Lee también

Comentarios