Lo más visto

Se despiden los fantásticos

El cómic que lanzó a los superhéroes de Marvel conocidos como Los 4 Fantásticos llegó a su fin tras casi 54 años de publicación. Reed Richards, Susan Storm, Johnny Storm y Ben Grimm se despiden con un “para siempre”.
Enlace copiado
Se despiden los fantásticos

Se despiden los fantásticos

Se despiden los fantásticos

Se despiden los fantásticos

Enlace copiado
Después de 645 números publicados y 54 años desde su primera aparición, en mayo, por primera vez desde 1961 (salvo por retrasos puntuales), no llegará a las estanterías un nuevo número de Los 4 Fantásticos. El miércoles 29 el cuarteto se despidió sin fanfarria con un melancólico “para siempre”, que reunía en una batalla a la mayoría de sus personajes. Un hito del mundo de la historieta que llega en un momento impredecible: a dos meses del estreno de la película del clan de superhéroes, con la que la editorial Marvel no tiene nada que ver.

La historia empezó la misma semana que se colocaron los primeros ladrillos en el muro de Berlín. El 8 de agosto de 1961 los quiosqueros de Nueva York ponían en sus rejillas un curioso número uno. La editorial Marvel Comics (cuyo logo leía en portada MC) lanzaba su primer cómic de superhéroes.

Entre su concepción y publicación, el cosmonauta ruso Yuri Gagarin se había convertido en el primero en llegar al espacio. El mundo había cambiado. Los héroes eran diferentes de Batman, Superman y Linterna Verde de la competencia. No había capas, ni máscaras. Vivían en una ciudad real como Nueva York.

Uno de sus miembros tenía un Chevy. El cuarteto de poderosos astronautas irradiados con rayos cósmicos era básicamente una familia mundana, con todos sus amores y desavenencias.

“Es el fin definitivo a una manera de entender los superhéroes —la que a mí me gustaba— que hace tiempo acabó. La familia nuclear de los sesenta que representaban está desarticulada. El público no quiere leer esas historias”, lamenta Carlos Pacheco, que de 2000 a 2002 fue coguionista y dibujante de la serie.

Su amigo y compañero en el título, Rafael Marín, que en 1996 dedicó su tesis a la historia de Marvel, va más allá: “Ya no es una empresa de cómics, sino un rinconcito de un estudio cinematográfico. Los 4 Fantásticos pertenecen a Fox y eso no da beneficios”.

Algo similar a lo que ocurre con Spiderman, cuyos derechos pertenecen Sony. En esa ocasión, sin embargo, la vía fue la de la paz al alcanzar un acuerdo para integrarlo en la franquicia de Los Vengadores.

Pero las ventas tampoco acompañaban: “Ha sido una montaña rusa creativa, imaginativa y comercial. Su popularidad ha sido inversamente proporcional a la de la Patrulla X primero y a Los Vengadores ahora. Tan solo la nostalgia sostiene una colección que hace tiempo pivota sobre sí misma”, recuerda Pedro Monje, experto en Marvel de la web de cómics de referencia en España, Zona Negativa (que toma su nombre precisamente de un universo paralelo de la serie).

Agrega: “La baja forma en ventas es la coartada perfecta para que los mandamases la cancelen con intereses velados de perjudicar a Fox”.

La familia volverá a probar suerte en la industria cinematográfica este verano de la mano de Josh Trank. Pero será una versión remozada. El concepto de familia se diluye, y el cuarteto es todavía joven. Si la película despierta la curiosidad en los nuevos espectadores, tendrán que tirar esta vez de clásicos y reediciones para conocer al cuarteto en su versión original.

“No sé por qué gastan tanto dinero en mantener la franquicia para hacer algo completamente opuesto”, critica Marín.

“Los superhéroes ya existían, pero vinculados a la guerra. Cuando se acabó quedaron huérfanos”, explica Pacheco. Marvel, que tenía en su catálogo tebeos femeninos y de monstruos, sentaba los mimbres entonces de lo que sería el futuro.

En seis meses, a rebufo de este incipiente universo, apareció Hulk. Le siguieron Thor, el Hombre Hormiga, la Patrulla X, Daredevil, Spider-Man...

Tags:

  • cómic
  • fin
  • cuatro fantásticos
  • héroes
  • poderes
  • marvel
  • lpgnoticias

Lee también

Comentarios