Lo más visto

Más de Farándula

Snif, un rapero salvadoreño que ha roto esquemas

Su gusto por el Skateboarding y el acercamiento a los movimientos urbanos -como el grafiti-, llevó a Snif a descubrir que tenía un gran talento para rapear, pasión que lo ha llevado a incidir positivamente en su comunidad y en el país.
Enlace copiado
Enlace copiado
A los 14 años, Fredy Samuel Vásquez tuvo su primer acercamiento a los movimientos urbanos a través del skateboarding y el grafiti. Maravillado por el arte en las paredes empezó a pintar y, en la búsqueda de un estilo y de una identidad, Fredy reproducía las firmas de los demás grafiteros en sus dibujos. Sin embargo, quienes ya estaban inmersos en ese mundo le indicaron que debía tener su propio nombre y firmar con él. Su búsqueda lo llevó a abrir diversos libros para tomar ideas, y precisamente su nombre surgió de una expresión en inglés que acompañaba a una imagen en uno de ellos: “Snif”. “Me gustó cómo sonaba y cuando yo empecé a escribirlo era rápido, y eso era lo me interesaba”, afirmó. Dejó de ser Fredy y se convirtió drásticamente en Snif. “Yo tenía 15 años cuando empecé a ser Snif, porque donde yo estudiaba habían muchos más grafiteros y ya me identificaban. El nombre se impregnó en mí y yo en él”, expresó. 

Del Grafiti al rap

Un año más tarde, Snif encontraría su verdadera pasión: el rap. Tras ser instruido sobre lo que representaba el movimiento artístico y cultural del hip hop (conformado por el break dance, rap, grafiti y DJ), asistió a un festival donde estaban presentes estas cuatro corrientes; en su búsqueda de la puerta que conducía al grafiti, Snif entró a la puerta en la que se exponía el rap y decidió quedarse ahí. El rap lo atrapó. “Además de practicar el freestyle (improvisaciones), ya empezaba a escribir mis letras y ya empezaba a presentarme con el grupo Poesía Clandestina, desde los 16 años”, explicó. 

Snif se formó en el seno de una familia cristiana y esta realidad lo ponía frente a la esencia del hip hop, su lucha, su posición política y la fuerza de su mensaje. “Yo empecé a tener un pensamiento contestatario y siempre hacía críticas incluso a la Iglesia y a la visión que tenía yo de la familia”, explicó. Sin embargo, a pesar de criarse en una comunidad en riesgo, opacada por la sombra de la violencia y la marginación, Snif considera que fueron los valores inculcados por su familia y el ingreso al mundo del hip hop los que lo rescataron de ser una víctima más de la situación social del país. “Yo, Snif, soy un joven promedio de cualquier comunidad marginal. Yo no tengo nada de diferente. Mi papá tiene un oficio, mi mamá es un ama de casa. Desde los ocho años estudié en escuelas públicas y el bachillerato en un instituto nacional. Yo soy el reflejo de la realidad de los jóvenes de cualquier comunidad marginal, que por el hecho de vivir ahí, aunque no pertenezcás a un grupo delincuencial, para la sociedad sos delincuente, estás estigmatizado”, apuntó el talentoso rapero.

“Te lo cuento”

Con Poesía Clandestina, el proyecto con el que Snif estuvo durante cinco años, la banda destacaba los temas de la discriminación, la marginación, la violencia y sobre alternativas para salir adelante, involucrando al hip hop en una de esas opciones. Sin embargo, Snif decide cerrar ese ciclo con Poesía Clandestina en el 2014, porque quería dar el siguiente paso en solitario. “Había puntos específicos de los que quería hablar, pero eran demasiado radicales y quería enfrentarme yo solo a ellos”, manifestó Snif. 

Durante el 2014 Snif se enfrentó al reto de aprender más sobre la música y de empezar la creación de su disco “Te lo cuento”, que salió a la luz a mediados del 2016. Este proyecto es un EP (Extended Play) de seis canciones, bajo el concepto de contar historias sobre su realidad cercana, teniendo como pilares las experiencias vividas: “Te lo cuento”, “Caliente” (producida por Omnion, integrante del grupo Adhesivo), “Isaac” (basada en una historia real), “Barrio”, “Perdidos” y “Fragmentos”. El disco fue mezclado por Pedro Alfaro, vocalista de Adhesivo, y la captura de las voces estuvo a cargo del también artista nacional Fran Maravilla. 

El apoyo de otras bandas y los elementos diferenciadores que se le incluyeron hicieron que el disco de Snif tuviera el éxito y alcance que ha tenido. “En este disco lo que me interesaba destacar es a la gente buena, a ese niño que aunque no tenga los recursos quiere salir adelante, porque ese soy yo, porque mis papás nunca pudieron darme un lujo, pero yo no quería ser un delincuente a pesar de la precariedad, porque tuve unos papás que con valores que me instruyeron”, expresó el rapero de 24 años.

Snif ha sido el rostro que muchas organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación y asociaciones han respaldado para luchar contra la violencia y la corrupción y para trabajar por la inclusión social de muchos jóvenes, así como para intervenir en muchas comunidades. Además, ha sido acogido por la Asociación para el Fomento de la Industria Musical de El Salvador (AFIMES) y por el proyecto La Casa Tomada. Ha participado en diversas batallas y torneos y ha representado al país en diversos festivales; fue parte del Generation Now, junto a Chino y Nacho y David Guetta. “El hip hop me dio todo lo que yo necesitaba, todo lo que la calle y la delincuencia me pudo dar; me dio un nombre y una familia”, finalizó Snif.

Labor con jóvenes

Snif respalda el discurso de sus canciones y sostiene un firme compromiso con su comunidad. El rapero ha formado un colectivo de artistas de break dance, grafiti y rap, en donde imparte talleres a jóvenes de su comunidad. “Tenemos casi 40 jóvenes que, a través del hip hop, los hemos rescatado de una posibilidad de ser parte de la violencia de El Salvador”, apuntó.

Por la transformación social

Snif está convencido de que todas las personas tienen algo bueno para dar y para aportar a la búsqueda de la transformación social. “Todos tenemos un talento para explotar; que nada nos detenga, que nada nos limite, ni lo que la gente hable de nosotros, porque al final nosotros decidimos qué ser”, enfatizó. 
 

Tags:

  • rapero
  • rap
  • música
  • grafiti

Lee también

Comentarios