Lo más visto

Más de Farándula

Gisele Bündchen, también pensó en el suicidio: "Es la peor sensación que he tenido"

La top model, Gisele Bündchen, sufría ataques de pánico que la llevaron a pensar en poner fin a su vida.

Enlace copiado
Gisele Bündchen, también pensó en el suicidio:

Gisele Bündchen, también pensó en el suicidio: "Es la peor sensación que he tenido"

Enlace copiado

Gisele Bündchen es una de las supermodelos mejor pagadas de la industria, una ecologista empedernida y una madre capaz de amamantar a su bebé con una sola mano mientras se prepara para una sesión de fotos de lencería. Desde fuera, la vida de Bündchen es una de glamur y éxito, pero, si se rasca debajo de la superficie, está una mujer con miedos e inseguridades como cualquier otra, relata El País.

"Sentí que tal vez era el momento de compartir algunas de mis vulnerabilidades, y [en el proceso] me di cuenta de que no cambiaría nada de lo que he vivido, porque creo que soy quien soy debido a esas experiencias", afirma la modelo de 38 años en una entrevista para la revista People sobre su libro. "Las cosas pueden verse perfectas por fuera, pero no tienes idea de lo que está sucediendo realmente", añadió.

Con tan solo 14 años, su vida dio un giro de 180 grados cuando fue descubierta por un agente de modelos en un centro comercial en Sao Paulo. Pero esa escalada al éxito no fue fácil, y que la sensación de ansiedad la llevó a tener ataques de pánico constantes. El primer incidente sucedió en un avión en 2003 y, a partir de ahí, la top model les tendría miedo a los túneles, ascensores y otros espacios cerrados. "Me sentí impotente. Tu mundo se vuelve cada vez más pequeño y no puedes respirar. Es la peor sensación que he tenido", cuenta quien ha sido durante 15 años la supermodelo mejor pagada del mundo.

Fue cuestión de tiempo que los ataques de pánico comenzaran a abordarla en su propia casa y, entonces, la brasileña empezó a contemplar el suicidio. "Empecé a pensar: ‘si salto de mi balcón, esto se acabará y nunca más tendré que preocuparme por la sensación de que el mundo se me viene encima’", admite.

Bündchen se dio cuenta de que necesitaba ayuda, por lo que visitó a un especialista que le recetó Xanax (un ansiolítico). "La idea de ser dependiente de algo me hacía sentir peor. Yo pensaba: ‘¿qué pasa si pierdo la pastilla? ¿Voy a morir?’" Por esa razón, decidió optar por una cura mucho más natural y con la ayuda de sus médicos hizo cambios en sus hábitos alimenticios y en su estilo de vida en general. "Antes fumaba cigarrillos, bebía una botella de vino y tres frappucinos todos los días. Lo dejé todo", cuenta la modelo, quien también cortó el consumo de azúcar y recurrió al yoga y a la meditación para combatir su estrés.

Todo esto lo cuenta en su libro autobiográfico:

Tags:

  • Gisele Bündchen
  • Suicidio

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines