Lo más visto

Más de Farándula

“Tocar los corazones es lo mejor que le puede pasar a un actor”

Enlace copiado
Roberto Manrique

Roberto Manrique

Enlace copiado

Cuando debe salvar una vida —y más la de su amada—, Santiago Sanín se enfrenta a los mayores retos profesionales como médico, como romántico y como persona. Ese es el panorama del personaje que encarna Roberto Manrique en “Sin senos sí hay paraíso 2”. Con Sanín, Manrique regresó a la actuación y a la cadena de Telemundo, luego de una ausencia de cuatro años. En la historia, comparte reparto con Carmen Villalobos. Ella interpreta a Catalina Salinas, entre ellos surgirá una historia de amor que deberá luchar por existir.

¿Qué ha significado fichar para esta nueva temporada de “Sin senos sí hay paraíso”?

Seguir el corazón es un compromiso. ¿A qué me refiero? Yo, luego de “Marido en alquiler”, tomé la decisión de darme un espacio para enriquecer mi vida con otras experiencias lejos de la televisión; y, de alguna manera, la bendición de “Sin senos sí hay paraíso”, con un personaje tan bonito que acarrea tantas pasiones, de alguna manera me confirma ese modus operandi que rige mi vida. También implica muchísima gratitud porque el público está conectado con la historia. Tocar los corazones es lo mejor que le puede pasar a un actor.

Hasta el momento, ¿cuál ha sido el mayor reto?

El acento. Tengo que hacerlo mexicano. Yo siempre había trabajado con un acento neutro. No soy del tipo de personas que te pueden hacer el acento en cuestión de segundos. Entonces implicó un trabajo profundo para poder llegar a ese punto en donde fluya en las escenas y no se vuelva en un talón de Aquiles.

¿Cómo fue trabajar con Carmen Villalobos?

Ha sido una bendición. Descubrí al ser humano más allá de la celebridad. Ha sido un regalo.

¿Cómo describes a tu personaje?

Santiago representa para mí la posibilidad de la redención del amor, sin importar qué tan bajo haya caído alguien. Y me gusta tener la oportunidad de interpretar un personaje que represente la posibilidad del amor en cualquier circunstancia por extrema que sea. Sin embargo, también tiene un lado muy humano, cuando ya se desarrolla la historia y tiene que enfrentarse al pasado de esta mujer (Catalina Salinas) ya en su día a día. Me gusta mucho porque es muy humano y representa los retos que se viven en pareja, las inseguridades que todos tenemos. Ese abanico tan amplio de emociones. Es un amor muy lindo el que tienen, pero también lo rechazan cuando se dan las disputas.

¿Qué le aconsejaría a Santiago?

¡A terapia! (risas). Soy fan, yo soy fan de la terapia y creo que siempre es un buen recurso pedir ayuda externa o una visión ajena que te ayude a resolver los temas de tu vida. Una visión distanciada siempre es saludable, yo creo que Santiago no lo va a hacer (risas), pero creo que debería hacerlo.

¿Qué más podrán ver en esta temporada?

Van a toparse con más obstáculos en el camino de estas protagonistas empoderadas y con un mensaje que me encanta. Incluso el amor de Santiago y Catalina pasará sus mayores pruebas en los próximos capítulos.

Lee también

Comentarios