Lo más visto

Tom Hiddleston: “No quiero limitarme a un tipo de película”

En “Kong: La Isla Calavera” es el intrépido y orgulloso soldado James Conrad, un personaje que el actor admira porque redescubre qué es la humildad cuando se enfrenta a una inmensa jungla con seres monstruosos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Teatrero por vocación, Thomas William Hiddleston –su nombre verdadero– incursionó en la actuación en su natal Londres, cuando se inscribió en la Real Academia de Arte Dramático (RADA), institución en la que han estudiado otros talentos como Anthony Hopkins, y consiguió titularse con honores. El cine no le era indiferente y audicionó para papeles en Inglaterra, pero buscaba dar un salto a Hollywood y su oportunidad finalmente llegó con la cinta de MARVEL “Thor”, donde fue el villano Loki. Pero esta vez se viste en la piel del soldado James Conrad, un hombre que se enfrenta al gorila gigante más famoso del cine, en “Kong: La Isla Calavera”, que se está exhibiéndose en el cine.

¿Cuál es el lugar más peligroso en el que ha estado? No creo que vaya a ir a algún lugar que se acerque al peligro de la isla Calavera (risas). Pero en Mount Tamborine, en Queensland, cuando estábamos en medio de la selva, un encargado de seguridad nos habló de las serpientes y arañas venenosas que lo habitan: arañas de Sidney, pseudonajas, serpientes negras. Hay una escena en la que marchábamos sobre una zona con hierba alta y pregunté al encargado australiano de seguridad: “¿Serpientes?” Y contestó: “Probablemente” . Las vastas extensiones de la selva del Amazonas siempre me han fascinado. Pero solo no sobreviviría ni un día.

¿Se considera una persona aventurera?

Lo más aventurero que he hecho en esta película fue el vuelo en helicóptero con Brie Larson. Ahí sentí un auténtico hormigueo. Y en Phong Nha, en Vietnam, existen algunas de las mayores cuevas del mundo. Una puede visitarse. Solo se puede llegar en tirolina, aterrizas en el agua y nadas hasta la gruta. Dentro, en la profundidad de la montaña, está la caverna. Esas han sido mis aventuras.

¿Se cuida mucho? Para esta película queda claro que debía estar en forma.

Sí, sabía que se esperaba algo de acción por mi parte y, además, necesitaba resistencia para superar este largo rodaje. Todos los días había que derrochar energía para que el personaje fuera creíble y diera la impresión de que era a vida o muerte, de que la adrenalina corría por su cuerpo. Por eso, antes de filmar, me acostumbré a una disciplina física; me levanto temprano todas las mañanas y entreno.

¿Qué es para usted lo más importante a la hora de elegir un personaje?

El reto, también físico. O una idea que me fascine, un conflicto con el que pueda identificarme, un sentimiento que tenga ganas de expresar. Conrad tenía mucho de eso: para empezar, es un cínico, pero en la isla aprende qué es la humildad, y eso me pareció interesante. Es un soldado que cree que lo ha visto todo hasta que se da cuenta de lo contrario y vuelve a sentirse insignificante, y eso es bueno.

Su carrera mantiene un equilibrio entre los blockbusters y el cine de autor. ¿Cree que es importante estar en ambos lados?

No quiero limitarme a un tipo de película. Soy fan de ambos y he crecido con ambos. Hay espacio para la hamburguesa con queso y para el sushi. Es una comparación horrible, pero es bueno tener una alimentación variada (...) Y de todas formas, nosotros, como actores, hacemos menos distinciones que el público. La diferencia está solo en el presupuesto y en el tiempo de rodaje. El trabajo es el mismo.

¿En cuántas películas más de Marvel le veremos en el futuro?

Ahí prefiero no avanzar mucho.

¿Considera que el papel de Loki marcó un punto de inflexión en su carrera?

Fue definitivamente el papel que me dio a conocer entre el gran público; pero, para mí, el punto de inflexión fue algo antes, hace exactamente diez años. En aquel entonces participé en Londres en la representación teatral de “Otelo”.

Tags:

  • Tom Hiddleston
  • Loki
  • Kong

Lee también

Comentarios