Lo más visto

Una Grecia con luces y sombras

El escritor Marcos Chicot pinta una Grecia de luces y sombras tras su experiencia eremita en su novela “El asesinato de Sócrates”.
Enlace copiado
Una Grecia con luces y sombras

Una Grecia con luces y sombras

Una Grecia con luces y sombras

Una Grecia con luces y sombras

Enlace copiado
Con la gracia de los pintores que combinan claros y oscuros en sus cuadros, el español Marcos Chicot usa su novela “El asesinato de Sócrates” para retratar con luces y sombras una de las épocas más ricas de la humanidad, la Grecia Clásica.

La obra de 747 páginas es el resultado de una experiencia eremita del escritor, que se aisló más de 10 horas al día durante tres años, estudió unas 50,000 páginas y luego desveló con un lenguaje limpio la personalidad del filósofo Sócrates y desarmó por piezas la Grecia del siglo V antes de Cristo.

La visita de Querefonte al Oráculo de Delfos para conocer si su amigo Sócrates es el más sabio de los hombres inicia de forma contundente la historia basada en personajes reales y con algunos de ficción pero que pudieron vivir en aquella época.

En Atenas, el ceramista Eurímaco educa a su hijo Perseo, cuyo nacimiento es un misterio y desde niño inicia una relación de amor con Casandra, hija del dramaturgo Eurípides.

Si bien el lector se interesa por el idilio amoroso y el ambiente alrededor, pronto tomará partido cuando la historia viaja a Esparta, donde un soldado cruel hereda a la esposa de su hermano muerto.

“Quise hacer una reconstrucción rigurosa de la Grecia Clásica, un objetivo más exigente que mi anterior novela (“El asesinato de Pitágoras”), porque hablamos de la época más esplendorosa y además tenía a Sócrates, un gigante moral. Estuve año y medio en la documentación, aparecieron las ideas adecuadas para la trama y en la imagen de mi hija encontré el motor para escribir”, revela.

Chicot fue hasta 2009 un hombre de riesgos, se hizo economista, vio que no era lo suyo y estudió sicología clínica para ayudar a las personas, pero en su tiempo libre escribía novelas hasta que unos ojos marrones le cambiaron la vida en el hospital donde nació su hija Lucía con Síndrome de Down.

Fue una especie de epifanía, un momento de revelación en su existencia, para bien. Movido por la energía de haber conocido el amor inocente, empezó de cero y se propuso escribir una obra grande, lo cual lo obligó a un primer periodo de aislamiento para crear la novela de Pitágoras, que quedo en cuarto lugar del Premio Planeta 2013, y luego convertida en el libro más vendido de la historia en e-book.

Lee también

Comentarios