Una gran noche con la leyenda

Fito Páez cantó sus éxitos musicales que no en vano lo han convertido en un gigante de la música rock.
Enlace copiado
Leyenda. Desde su aparición, Fito acaparó todas las miradas del público salvadoreño, que le transmitió sus buenas vibras.

Leyenda. Desde su aparición, Fito acaparó todas las miradas del público salvadoreño, que le transmitió sus buenas vibras.

Emoción. El público cantó todas las canciones de la legendaria figura argentina y su banda.

Emoción. El público cantó todas las canciones de la legendaria figura argentina y su banda.

Telonero. Juan Mejía interpretó varias de sus melodías durante su participación en el escenario del Teatro Presidente. Una de ellas fue “Voy a matar la soledad”.

Telonero. Juan Mejía interpretó varias de sus melodías durante su participación en el escenario del Teatro Presidente. Una de ellas fue “Voy a matar la soledad”.

Una gran noche con la leyenda

Una gran noche con la leyenda

Enlace copiado
Cientos de salvadoreños cantaron, gozaron, rieron y lloraron durante el concierto de Fito Páez y su banda, que se realizó ayer en el Teatro Presidente. El argentino deleitó con su voz y su piano a sus fanáticos con una vasta cantidad de éxitos que han marcado sus más de 30 años de trayectoria artística, en los que ha creado 22 álbumes de estudio.

Desde muy temprano no paraban de llegar, desde diferentes partes de El Salvador, los fans de la leyenda argentina. Entre ellos se encontraban algunos que verían por primera vez a Páez subido en el escenario salvadoreño y otros como Sabrina Sebriu anhelaban que sus peticiones fueran cumplidas. “Con que cante ‘Mariposa technicolor’ me doy por complacida. Yo escucho a Fito desde hace como 25 años y el primer álbum que tuve de él fue “Euforia”, expresó antes del concierto.

Cual reloj inglés, a las 8:30 de la noche, Juan Mejía, artista salvadoreño encargado de abrirle al concierto a Páez, comenzó a encender los ánimos y a poner la dosis de rock para que la noche se volviera histórica. Su canción “Voy a matar la soledad” no faltó en su repertorio, que fue bien recibido por los asistentes.

A las 9 de la noche, Fito Páez hizo su aparición en el escenario y desde entonces aprovechó cada minuto para deleitar a un público deseoso de corear de principio a fin cada una de sus melodías. Con “Rock and Roll Revolution” el cantautor hizo estallar en euforia al Teatro Presidente.

“Buenas noches, El Salvador. ¡Cuánto tiempo! Vamos a hacer que sea una noche inolvidable”, fueron las primeras palabras de Páez en el concierto, y como respuesta los “Te amo, Fito” no faltaron, mientras las primeras notas de “Margarita” hacían vibrar aún más a los asistentes para dar paso luego a “El chico de la tapa.

Como era de esperarse, las canciones infaltables de la velada que Páez tenía preparadas para los salvadoreños fueron “A las piedras de Belén”, “11 y 6”, “Mariposa technicolor” y “El amor después del amor”. Con ellas, el público inundó el Teatro Presidente con voces y euforia para hacer de la noche una cita para la memoria.

Lee también

Comentarios

Newsletter