Una obra by Litchfield

El Litchfield LM20 es sin lugar a duda todo un arte, una obra basada en un Nissan GT-R.
Enlace copiado
Una obra by Litchfield

Una obra by Litchfield

Una obra by Litchfield

Una obra by Litchfield

Enlace copiado
Hablar de Litchfield es hacerlo sobre un pequeño preparador británico que encontró un negocio de oro en la modificación de los Nissan GT-R. Afincado en un lugar de la campiña inglesa, su última obra de arte se llama LM20. Esta “bestialidad” fue hecha para conmemorar el 20.º aniversario de la creación de la empresa, que además mejora y ofrece servicios de mantenimiento a otros vehículos deportivos.

En esta empresa saben lo que hacen y lo hacen muy bien. Con el Litchfield LM20 queda claro y es el mejor ejemplo de su esfuerzo. Esta es una modificación que puede parecer sutil, pero llega mucho más allá que otros especialistas.

El Litchfield LM20 pasa de los 570 CV de serie a 675 CV, una potencia que el preparador cree está en el límite de la compatibilidad con el día a día. Este hermoso ejemplar, cuya base es un Nissan GT-R 2017, se acompaña de un par máximo de 833 Nm a solo 2,100 rpm y un par de 813 Nm, constante entre las 2,500 rpm y las 5,100 rpm.

Este auto acelera de cero a 96 km/h en 2,5 segundos y de cero a 160 km/h en 5,7 segundos.

Lee también

Comentarios

Newsletter