Lo más visto

Más de Farándula

Willie Colón: La salsa no se detiene

El músico Willie Colón, “el malo del Bronx”, celebra hoy su cumpleaños número 65. Aunque sin alcanzar el éxito del boom salsero, sus conciertos aún atraen a un público entregado.
Enlace copiado
Enlace copiado
En 1967, el sello discográfico Fania Records contrataba en Nueva York a un jovencísimo trombonista llamado Willie Colón. Nacido en el populoso barrio latino del Bronx, en el seno de una familia de inmigrantes puertorriqueños, aquel desconocido músico no era precisamente un virtuoso de su instrumento en ese entonces, según recuerdan quienes vivieron sus inicios.

Hoy, con 65 años, Colón es una leyenda viva de la salsa, género que él contribuyó a popularizar en el mundo. La efeméride coincide con el 50.º aniversario de sus primeras grabaciones. Su trayectoria, con más de 40 álbumes, 30 millones de discos vendidos y un Grammy honorífico, va unida a otros tres grandes nombres de la salsa: Héctor Lavoe, Rubén Blades y Celia Cruz.

Pese a las limitaciones del joven Colón en 1967, a sus 17 años encarnaba esa autenticidad del músico de barrio marginal que mezclaba los ritmos afrocubanos de la tierra caribeña de sus padres con el rhythm and blues o el jazz que se escuchaban entonces en la Gran Manzana. Al principio, esa mezcla de sonidos, de la que había surgido el boogaloo, no tenía nombre propio, según recuerda César Miguel Rondón en su “Libro de la salsa”.

Pero fue justamente a mediados de los sesenta cuando empezó a acuñarse el término de “salsa” para esa música, a veces agresiva y estridente, que servía a los latinos para exteriorizar la marginación y la violencia que se vivía en los barrios. “Había un tiempo en Nueva York donde, si tú eras latino y te parabas en una esquina, te caían a batazos. No podías usar los mismos servicios que la gente blanca porque nosotros éramos gente de color”, contaba el propio Colón en una entrevista con la televisión puertorriqueña.

En aquella época también surgió el apodo que lo acompaña hasta hoy: “el malo del Bronx”. Según su relato, con su padre en la cárcel tuvo que aprender de muy joven a ser un hombre para defender a su hermana, a su madre y a su abuela. “No tenía que buscar los pleitos, ellos me encontraban a mí”, suele decir. La abuela, Antonia, era la matriarca de la familia y fue también quien lo inició en la música: cuando Willie tenía 11 años, le regaló una trompeta. Colón luego la cambió por el trombón, fascinado por el arte del puertorriqueño Mon Rivera.

Colón había grabado sus primeras pistas a los 15 años. Pero cuando la Fania lo contrató junto a su orquesta, el cofundador del sello, el dominicano Johnny Pacheco, le propuso trabajar con un joven y desconocido cantante oriundo de Ponce llamado Héctor Pérez. El disco que publican en aquel 1967, titulado precisamente “El Malo”, era una mezcla de guaguancó, son montuno, bomba puertorriqueña y boogaloo.

La canción homónima se convirtió en el canto de una generación.

Tags:

  • willie colón
  • aniversario
  • salsa
  • músico
  • disco
  • trayectoria
  • lpgnoticias

Lee también

Comentarios