“Hay picardía en Hawking”

El domingo pasado Eddie Redmayne triunfó en los Globos de Oro. El actor se llevó el premio en la categoría de mejor actor dramático y este logro lo coloca como claro favorito para el premio Óscar. La verdad se sabrá el próximo 22 de febrero.
Enlace copiado
“Hay picardía en Hawking”

“Hay picardía en Hawking”

Enlace copiado
El actor Eddie Redmayne tiene su primer Globo de Oro por la película “La teoría del todo”, en la que encarna al famoso astrofísico Stephen Hawking, y está nominados a los Óscar en la categoría de mejor actor, galardón que podría, también, llevarse a casa por el impresionante trabajo que realizó en dicha cinta.

En entrevista con la agencia de noticias dpa, el joven británico cuenta cómo se preparó la película “The Theory of Everything” y qué impresiones le dejó su encuentro con Stephen Hawking, además compartió algunos datos que nos muestran la personalidad del famoso personaje que interpreta.

¿Le gustaba la astrofísica en el colegio?

(risas) No, dejé la física cuando tenía 13 o 14 años. Precisamente, uno de los grandes retos como actor en esta película fue empaparme de tanta física como fuera posible, de manera que pudiera transmitir de forma creíble al espectador que sabía de lo que hablaba.

¿Y qué tal se le dio el estudio?

¡Soy un inepto! Realmente mal. Seguro que mi antiguo profesor de física se pondrá histérico cuando piense que intento meterme en la piel de Stephen Hawking.

Estudió Historia del Arte en Cambridge, la misma universidad en la que impartió clase Hawking. ¿Se lo encontró alguna vez por el campus?

Lo vi un par de veces por el campus. En Cambridge es una especie de estrella del rock. Siempre que lo ves, está rodeado de mucha gente. No era fácil poder verlo, pero cuando lo conseguías, siempre resultaba emocionante. Yo sabía poco de todo lo que había conseguido; por eso, el guion fue para mí una especie de libro de texto.

No obstante, lo conoció durante su preparación para la película. ¿Cómo fue el encuentro?

Fue algo realmente especial, aunque no sucedió hasta poco antes del rodaje. Quería visitarlo antes, llevaba cuatro meses preparándome para la película, pero Stephen estaba muy ocupado. Tenía que ocuparse de un documental que iba a salir poco después y, además, tenía entre manos solucionar problemas delicados en algún lugar del Universo.

Pero finalmente lo pudo ver.

Sí, cuando lo conocí fue impresionante. Los encuentros con él tienen un ritmo único, hay pausas muy largas; él necesita mucho tiempo para comunicarse. Yo empecé a llenar esas pausas con información sobre él, contándole cosas sobre él mismo. Necesité 40 minutos hasta que conseguí dominar la emoción. Pero él era muy divertido y bromista; en sus ojos hay un brillo, una picardía maravillosa. Para mí fue un privilegio conocerlo.

¿Cómo se enfrentó al reto de interpretar a una persona que aún vive? Es una gran responsabilidad...

Dormí poco. Esa responsabilidad es un arma de doble filo: te puede bloquear, pero también te puede emocionar e impulsarte a trabajar duro. ¡Espero que en mi caso fuera esto último!

¿Sabe si Stephen Hawking ha visto la película?

Fue muy amable, gracias a Dios. Poco después de nuestro encuentro, quería verla. Le dije que estaba muy nervioso y le pedí que me dijera qué pensaba sobre el filme. Él reflexionó durante un tiempo y dijo: “Le haré saber si me ha gustado o lo contrario”. Y le dije: “Ok, Stephen, si es lo contrario, dígame simplemente ‘lo otro’, sin ir al detalle”. Pero fue muy generoso. Lo más bonito fue que posee el copyright de su famosa voz, así que al principio utilizamos una versión similar. Pero cuando vio la película nos brindó su voz real. La voz que escuchan en el filme es la suya. Para mí, ¡eso fue lo más grande!

Interpretar a un hombre que sufre ELA (esclerosis lateral amiotrófica) tiene que ser muy complicado. ¿Cómo se preparó?

Durante cuatro meses visité con frecuencia una clínica en Londres y me reuní con especialistas. He conocido a enfermos de ELA y sus familias; algunos incluso fueron tan amables de invitarme a sus casas para que no solo viera con qué dificultades físicas está asociada esta enfermedad, sino también lo que significa emocionalmente para ellos y sus familias. He visto mucha documentación sobre Stephen y he pasado mucho tiempo ante el espejo. Quería aprender a mover los músculos del rostro como él lo hace, músculos que normalmente no utilizamos porque no los necesitamos. He ensayado mucho.

Tags:

  • eddie redmayne
  • globo de oro
  • oscar
  • the theory of everything

Lee también

Comentarios

Newsletter