“Sacrilegio cultural”: Rivas, sobre robo de escultura

El secretario de Cultura, Ramón Rivas, conversó ayer con LA PRENSA GRÁFICA sobre el hurto de la Cabeza de Jaguar en una finca de Santa Ana. El hecho, explica, le ha generado muchas interrogantes.
Enlace copiado
Ramón Rivas, junto con el director de Patrimonio Cultural, Wolfgang Effenberger, y el director de Arqueología, Shione Shibata.

Ramón Rivas, junto con el director de Patrimonio Cultural, Wolfgang Effenberger, y el director de Arqueología, Shione Shibata.

“Sacrilegio cultural”: Rivas, sobre robo de escultura

“Sacrilegio cultural”: Rivas, sobre robo de escultura

Enlace copiado
La semana pasada se hizo público el robo del monumento prehispánico #47 de la tradición Cabeza de Jaguar, que se produjo en la finca Loma de Paja, en el caserío Las Cruces, jurisdicción de Chalchuapa.

“Nosotros deploramos este hecho, estamos indignados que este tipo de situaciones sucedan. Aquí, por muchos años, el patrimonio ha sido violentado de diferentes maneras. Se ha destruido o, como ahora, se lo han robado”, expresó el secretario de Cultura, Ramón Rivas, a LA PRENSA GRÁFICA. Agregó: “Se ha cometido un sacrilegio cultural”.

Al respecto del suceso, el titular se plantea diferentes interrogantes. “La pregunta es: ¿desde cuándo tenía el propietario esta pieza en su poder? ¿Dónde? ¿En qué condiciones? ¿Tenía seguridad? ¿Se sabe a ciencia cierta que el robo se dio el 1.° de marzo”, planteó Rivas.

Para él, el hecho de que la escultura estaba en manos privadas es un factor central en la discusión. Y es que la Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural de El Salvador permite esta “propiedad privada” (artículo 9), pero la condiciona al establecer que la misma está en función de la protección y conservación de los bienes culturales.

Otra de las interrogantes de Rivas es por qué razón el dueño de la finca le avisó al arqueólogo Federico Paredes Umaña del hurto y no lo denunció a las autoridades competentes, es decir a la Policía Nacional Civil, la INTERPOL o la Secretaría de Cultura de la Presidencia (SECULTURA).

En 2014, Paredes entregó a SECULTURA, entonces bajo la administración de Magdalena Granadino, una base de datos que registra 52 monumentos de la tradición escultórica Cabeza de Jaguar, con el afán de que fueran registradas como bien cultural.

Al respecto de esta situación, Rivas explicó que ellos reciben una serie de investigaciones realizadas por arqueólogos. “Eso no quiere decir que con base a una investigación vamos a ir a registrar”, expresó. Según explica, es el propietario el que tiene que ir a mostrar lo que tiene y declararlo, para que pueda ser inventariado.

Agregó que si ellos intervinieran en un lugar actuarían contra la ley. “No podemos intervenir en sitios privados”, expresó.

Rivas hizo hincapié en que las personas pueden tener patrimonio cultural, pero lo que no pueden hacer es venderlo ni sacarlo del país.

En la solicitud hecha en 2014 a SECULTURA, Paredes también pidió que se actualizara la lista roja de bienes culturales. Sobre este punto, el director de Patrimonio Cultural de SECULTURA, Wolfgang Effenberger, dijo que, con respecto a la escultura robada, esto no se podía hacer. “En la lista roja solo se insertan bienes culturales en propiedad del Estado. No podemos poner los de la propiedad privada”, afirmó.

Se le consultó a las autoridades de SECULTURA con respecto al avance de las investigaciones hechas por la Fiscalía General de la República, ante la cual se presentó el reporte. Dijeron que, de momento, no podían brindar información para no entorpecer las investigaciones de la Fiscalía.

El reto

El peligro que corre el patrimonio cultural salvadoreño es “grande”, afirmó Rivas. “En primer lugar, manejamos una ley de patrimonio que data de 1993. Es obsoleta”, expresó Rivas.

Además, la presencia de SECULTURA en los sitios arqueológicos es pequeña (solo están en nueve de 1,153). “No es humanamente posible velar por todos los bienes culturales sin la colaboración de la sociedad civil”, dijo Rivas.

Tags:

  • robo
  • escultura
  • patrimonio
  • ramón rivas
  • secultura
  • lpgnoticias

Lee también

Comentarios

Newsletter