Lo más visto

Más de Internacionales

Al menos 17 muertos por derrumbes a causa de las lluvias

Una nueva tragedia sacude a Colombia, esta vez en Manizales, ubicada en el eje cafetero.
Enlace copiado
Enlace copiado
Al menos 17 personas fallecieron ayer en la madrugada en el eje cafetero de Colombia tras varias avalanchas provocadas por las fuertes lluvias en la ciudad de Manizales, dos semanas después de una tragedia que causó más de 300 muertos en el sur del país.

El presidente Juan Manuel Santos confirmó el número de fallecidos a su llegada a la zona de la tragedia y agregó que el Gobierno evaluaría la situación de los afectados, ya que hasta ayer había más de 500 familias damnificadas. Precisó que habría ayuda humanitaria y que entregarían alimentos y colchonetas.

Finalmente, el mandatario afirmó que sigue la búsqueda de desaparecidos y que luego de atender a los afectados se empezaría la planificación para reconstruir la zona.

“Fueron sepultados mientras dormían”, dijo el jefe de la Defensa Civil de Manizales, Jaime Gallego, quien especificó que entre los muertos hay tres niños y un policía.

Nueve personas seguían desaparecidas, mientras dos decenas sufrieron heridas leves, según el último reporte oficial. Entre los 17 fallecidos hay dos menores de edad.

Los aludes ocurrieron el martes en la medianoche y hubo más de 75 casas derrumbadas en una decena de barrios residenciales de clase media de esa localidad de aproximadamente 400,000 habitantes, además de un área humilde de construcciones precarias que quedó muy perjudicada. Cerca de 400 viviendas fueron desalojadas.

El alcalde de la ciudad, José Octavio Cardona, dijo a la radio FM que hubo 40 o 50 avalanchas provocadas por precipitaciones “increíblemente intensas”. Solo el martes por la noche llovió lo equivalente a un mes, dijeron las autoridades.

A las cinco de la madrugada, Ana Henao, un ama de casa, de 28 años, y su hija, de 12 años, no dormían. Llevaban horas escuchando la lluvia y sospechaban que algo iba a pasar. “Cuando cayó toda esa tierra salimos corriendo despavoridas y nos salvamos de milagro”, contó a la AP. Su casa quedó en ruinas. No perdieron familiares, pero siete vecinos seguían desaparecidos.

Cardona declaró la calamidad pública en la ciudad, que se proclamó en alerta roja por precipitaciones. Cerca de 120 rescatistas trabajan en la zona para intentar localizar a los desaparecidos entre viviendas inundadas y zonas de la ciudad totalmente arrasadas ladera abajo.
 

Lee también

Comentarios