Alto comisionado ONU pide al Estado garantizar justicia

En una visita única, el alto representante pidió garantías para no repetir los crímenes de la guerra civil.
Enlace copiado
Conmemoración. La misa en memoria de los mártires de la UCA fue dirigida por 
el cardenal salvadoreño Gregorio Rosa Chávez.

Conmemoración. La misa en memoria de los mártires de la UCA fue dirigida por el cardenal salvadoreño Gregorio Rosa Chávez.

Enlace copiado

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, dijo ayer en un acto conmemorativo en el país que el Estado salvadoreño debe establecer mecanismos para garantizar que no se repitan los crímenes cometidos durante la guerra civil. Al Hussein hizo ayer una visita simbólica a la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) en el 28.º aniversario del asesinato de los sacerdotes jesuitas Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes, Joaquín López y López, Armando López, Juan Ramón Moreno y de sus empleadas domésticas Elba y Celina Ramos.

El alto comisionado, que visita por primera vez el país, señaló en una breve alocución que se debe estimular “a buscar respuestas, verdad y rendición de cuentas. La ejecución de inocentes es inaceptable y debe ser investigada” al igual que los ataques en contra de los defensores de los derechos humanos.

El jordano continuó diciendo que la reconciliación solo se podrá alcanzar luego de la justicia.

“El ver al pasado nunca va a ser fácil” y menos cuando “la sociedad está polarizada”, acotó Al Hussein, que estuvo acompañado por autoridades de la universidad en un recorrido al campus.

Este breve acto se hizo antes de la celebración de la acostumbrada misa en memoria de los mártires de la UCA. El rito católico estuvo presidido por el cardenal salvadoreño Gregorio Rosa Chávez y a él asistieron cientos de personas.

“Los hechos han demostrado que no hay otra salida para el país más que el diálogo y la negociación”, ha sido el lema elegido este año para la conmemoración de los mártires.

Por su parte, el rector de la UCA, Andreu Oliva, reflexionó en que los seis sacerdotes y sus dos empleadas domésticas siempre estuvieron al servicio del pueblo.

“Buscaron el bien común. Sus vidas estuvieron marcadas por el estudio para persistir por el bien”, dijo Oliva, que agradeció la presencia de Al Hussein para el evento y reconoció que la visita del enviado de la ONU es una motivación en el camino para el trabajo por defender los derechos humanos en El Salvador.

Oliva reflexionó en que se sigue a la espera de “garantías” para no repetir las “graves violaciones” cometidas durante los años de guerra. Dijo que esto “merece” la atención del alto comisionado.

“A 28 años de la masacre en la UCA, la verdad sigue oculta porque los autores intelectuales no han sido llevados a la justicia”, reclamó Oliva.

El rector recibió como una buena noticia que una corte de Estados Unidos haya rechazado la solicitud de suspender la extradición de Inocente Orlando Montano Morales, señalado como uno de los autores intelectuales de la masacre de los jesuitas y sus dos trabajadoras domésticas.

El excoronel salvadoreño será finalmente juzgado en España.

Los asesinatos ocurrieron el 16 de noviembre de 1989. Cinco de los curas eran españoles.

Lee también

Comentarios

Newsletter