Lo más visto

Más de Internacionales

Apolo 11 La Luna hace 50 años y ahora sigue Marte

El alunizaje del 20 de julio de 1969 fue transmitido por televisión y visto por millones de personas. El programa Artemisa enviará una pareja a la Luna, como paso previo para ir a Marte.

Enlace copiado
Enlace copiado

La NASA conmemora los 50 años de la llegada del hombre a la Luna ensalzando el legado que dejó la misión Apolo 11 y las puertas que abrió para la exploración espacial, cuya siguiente meta es establecer una presencia humana permanente en el satélite terrestre y llegar a Marte. "Nos hizo ver al cielo ya no más como una barrera, sino como una puerta de entrada", dijo el presentador de televisión y comediante Stephen Colbert, uno de los rostros conocidos que ayer participaron en una transmisión especial de la agencia espacial estadounidense con motivo del cincuentenario del primer alunizaje, que se cumple hoy.

El Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral (Florida), será escenario de un evento especial. El vicepresidente de EUA, Mike Pence, hablará de la misión Artemisa, el proyecto con el que se espera enviar a un hombre y una mujer a la superficie lunar en 2024.

"Necesitamos volver ahí, no lo hemos hecho en décadas", señaló el astronauta Rex Walheim, uno de los tantos que participaron en el programa de la NASA desde sus diferentes centros en el país.

La jornada de ayer puso el foco no solo en los tres protagonistas de la histórica misión Apolo 11 –Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins–, sino en las nuevas generaciones de astronautas.

Uno de ellos, Randy Bresnik, puso de relieve los logros conseguidos desde que el Apolo 11 llegó a la Luna, y además antes de que finalizara la década de los años 60, una meta que el presidente John F. Kennedy había fijado en un famoso discurso en 1961.

"Las perspectivas no pueden ser mejores", dijo Bresnik tras resaltar los actuales proyectos de misiones espaciales a manos de empresas privadas y el retorno de vuelos tripuladas a la órbita lunar hacia 2022 a bordo de la nave Orión, según prevé la NASA.

Interrogado sobre el legado de la histórica misión, el propio Collins opinó que 50 años quizás aún no es suficiente tiempo para percibir en toda su dimensión lo que supuso el primer alunizaje del hombre, una gesta por lo demás entendida no solo como un logro de EUA, sino de la "humanidad entera", dijo.

El exastronauta, de 88 años, recordó a Armstrong como un hombre "muy inteligente" y modesto, alguien a quien "no le gustaban las luces", pero que entendió su papel de portavoz tras el retorno a la Tierra.

La figura de Armstrong fue puesta de relieve en el especial, que precisamente se llamó "NASA’s Giant Leaps: Past and Future" ("Los gigantescos saltos de la NASA: pasado y futuro"), en alusión a la famosa frase del primer hombre que caminó sobre la superficie lunar: "Ese es un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la humanidad".

"El Apolo 11 inspiró a generaciones a ser mejores y a que los sueños son posibles, además de lo que la humanidad puede lograr cuando trabaja en conjunto", dijo Mark Armstrong, uno de los tres hijos del astronauta, fallecido en 2012.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines