Lo más visto

“¡Bienvenida a Júpiter!”: La sonda Juno llega al planeta rey

La sonda, que tiene el tamaño de un campo de baloncesto y pesa unos 3,500 kilos, fue lanzada en agosto de 2011 a bordo de un cohete "Atlas" desde el aeródromo de Cabo Cañaveral en Florida. "Juno" orbitará en torno a Júpiter hasta febrero de 2018, en total 37 veces, y lo examinará con sus numerosos instrumentos científicos. Después, la NASA hará que la sonda se estrelle.
Enlace copiado
“¡Bienvenida a Júpiter!”: La sonda Juno llega al planeta rey

“¡Bienvenida a Júpiter!”: La sonda Juno llega al planeta rey

“¡Bienvenida a Júpiter!”: La sonda Juno llega al planeta rey

“¡Bienvenida a Júpiter!”: La sonda Juno llega al planeta rey

Juno orbita en torno a Júpiter

Enlace copiado
Después de cinco años de viaje y de recorrer 2,800 millones de kilómetros, la sonda "Juno" alcanzó hoy la órbita de Júpiter, informó la NASA.

Con una maniobra de impulso final de media hora, la sonda se acercó hasta unos 4,500 kilómetros de las nubes del mayor planeta del Sistema Solar, más cerca que ninguna nave anterior. Mediante tonos de radiofrecuencia enviados por "Juno" los expertos controlaron la buena marcha del proceso desde Pasadena, California.

"Tenemos el tono que señala el final de la propulsión", se escuchó por los altavoces del centro de control de Pasadena. "¡Bienvenida a Júpiter, 'Juno'!".

Los científicos presentes estallaron en aplausos y abrazos. "Estamos dentro, estamos dentro", gritaban sin cesar en referencia a la órbita del mayor gigante gaseoso de nuestro Sistema Solar. Uno de ellos llevaba un sombrero con los colores azul, rojo y blanco de la bandera estadounidense, ya que también se conmemoraba el Día de la Independencia. En ese mismo momento, en las inmediaciones del centro de control se escuchaban los tradionales fuegos artificiales con los que se festeja el 4 de julio.

Pero los investigadores de la NASA no prestaban atención a esas celebraciones sino a las señales de radiofrecuencia de "Juno". Gracias a ellas la sonda pudo comunicar el éxito de la maniobra al centro de control: primero, el inicio de la maniobra de impulso con el encendido de los motores y 35 minutos después el posicionamiento en una órbita elíptica alrededor de Júpiter.

"Mi corazón llegó a pararse por un momento, de lo nervioso que estaba", afirmó en rueda de prensa el director del poyecto, Rick Nybakken. "Hemos trabajado durante diez años para este momento".
"Qué sensación (...) Una misión de esta complejidad.. conseguir esto es verdaderamente increíble", añadió su colega Geoffrey Yoder.

El posicionamiento de la sonda en la órbita de Júpiter funcionó muy bien, explicó el director del centro de la NASA en Pasadena, Michael Watkins. "Es perfecto, maravilloso. Pero no hay que olvidar que esto es el inicio de la misión científica", añadió.

"Ahora empieza lo divertido. ¡La ciencia!", afirmó por su parte el investigador principal de "Juno", Scott Bolton.

La sonda, que tiene el tamaño de un campo de baloncesto y pesa unos 3,500 kilos, fue lanzada en agosto de 2011 a bordo de un cohete "Atlas" desde el aeródromo de Cabo Cañaveral en Florida. "Juno" orbitará en torno a Júpiter hasta febrero de 2018, en total 37 veces, y lo examinará con sus numerosos instrumentos científicos. Después, la NASA hará que la sonda se estrelle.

Los científicos esperan que la misión, que costó en torno a 1,100 millones de dólares (unos 1,000 millones de euros), les revele nuevos datos sobre la forma en que se formó el gigante gaseoso y por tanto también sobre el surgimiento de todo el Sistema Solar.

Júpiter es el planeta de mayor tamaño, con un diámetro de unos 143,000 kilómetros, y es asimismo el de mayor masa, más del doble que todos los otros siete planetas juntos. Es además el primero que se formó tras el surgimiento del Sol, por lo que incorporó la mayor parte de los restos de polvo y gases del Sistema Solar primigenio.

Investigar Júpiter no será fácil. La radiación del planeta es extremadamente elevada y bajo sus nubes hay un fuerte campo magnético con hidrógeno bajo presión. Durante su paso por Júpiter la sonda sufrirá más radiación que si le sacaran más de 100 millones de placas de rayos X. Por eso, "Juno" lleva una capa protectora de titanio y es prácticamente un tanque armado.

No es la primera vez que Júpiter recibe visita de la Tierra. Ya recabaron datos sobre su composición al sobrevolarlo el "Pioneer 10" en 1973 y las dos sondas "Voyager" en 1979. La sonda europeo-estadounidense "Galileo", fue la única que orbitó alrededor de Júpiter y se derritió al entrar en la atmósfera del planeta en 2003. "Juno" será la encargada de responder a las cuestiones que quedaron abiertas tras esa misión.

Dentro de unos días los instrumentos y la cámara de "Juno" volverán a conectarse, explicó Bolton, después de que se desconectasen durante la maniobra de hoy para evitar sobrecargar las baterías. "Ahora es cuando empiezo a darme cuenta de que estamos en órbita. Es fantástico y estoy entusiasmado con lo que vamos a encontrar. Les prometo que vamos a hacer descubrimientos increíbles", aseguró.

El principal objetivo será medir el agua presente en la atmósfera de Júpiter para comprobar las teorías sobre la formación del planeta. Otra misión previa apenas detectó agua, lo que desconcertó a los científicos.

"Juno" también cartografiará campos magnéticos y gravitacionales para recopilar datos sobre el núcleo del planeta y analizar su composición, temperaturas y nubes y examinar cómo afecta su fuerza magnética a la atmósfera.

En la construcción y lanzamiento de "Juno" participaron al menos 900 personas y unas 300 se aseguraron de que consiguiese llegar a la órbita de Júpiter.

Tags:

  • juno
  • júpiter
  • nasa

Lee también

Comentarios