Bus cae al vacío y deja al menos unos 26 muertos

La unidad de transporte sufrió desperfectos en los frenos y cayó a una quebrada profunda en una localidad montañosa de Filipinas.
Enlace copiado
Enlace copiado
Al menos 26 personas murieron ayer cuando el autobús en el que viajaban aparentemente se quedó sin frenos y cayó a una quebrada profunda en una localidad de montaña en el norte de Filipinas, dijeron funcionarios. Se trata de uno de los peores accidentes en el país en años.

El resto de los más de 50 pasajeros que se cree irían a bordo del vehículo fueron rescatados por operarios que descendieron con cuerdas al fondo del barranco de 24 metros (80 pies), en la localidad de Carranglan, en la provincia de Nueva Ecija, dijo a The Associated Press Mark Raymond Cano, funcionario de los servicios de emergencia.

Muchos de ellos presentaban heridas graves y fueron trasladados a un hospital, agregó.

El autobús, que partió de la provincia de Isabela, se dirigía a Ilocos Sur, una región donde se cultiva tabaco y arroz, también en el montañoso norte del país, cuando se estrelló poco antes de mediodía, señaló el presidente de la policía de Carranglan, Robert de Guzman.

El siniestro es uno de los accidentes de tránsito más letales de los últimos años en Filipinas.

El mal estado de los autocares de pasajeros, la mala seguridad de las carreteras y el escaso cumplimiento de las normas locales de transporte suelen ser señalados como culpables en estos casos.

En febrero, un bus que trasladaba a estudiantes universitarios de viaje se quedó sin frenos bajando una colina y se estrelló contra un poste eléctrico en la localidad de Tanay, en la provincia de Rizal, al este de Manila, causando 15 muertos.

En otro hecho, al menos 15 personas resultaron heridas en dos explosiones ocurridas el lunes en la noche en la ciudad de Tacurong, en el sur de Filipinas, y atribuidas a radicales islámicos, informó hoy la cadena local ABS-CBN.

Entre las víctimas, que reciben tratamiento en el hospital por lesiones de diversa gravedad, hay varios policías y soldados.

La primera explosión se produjo sobre el tejado del supermercado de una gasolinera y la segunda en un punto cercano del mismo lugar.

La policía detuvo a dos sospechosos que llevaban una granada de mano y que, según la investigación preliminar, militan en el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), la mayor organización armada musulmana del país que firmó un acuerdo de paz con el Gobierno hace tres años.

Lee también

Comentarios

Newsletter