Busca ampliar uso de base de cohetes en otros países

Las reglas para el uso de la base por parte de otros países deben dejarse claras.
Enlace copiado
Enlace copiado
Brasil pretende ampliar a otros países la base de lanzamiento de cohetes de Alcántara, que está en latitud ecuatorial y prevista inicialmente para compartir con Estados Unidos, afirmó ayer el ministro de la Defensa, Raúl Jungmann.

“Aquel acuerdo se destinaba a Estados Unidos, pero eso no quiere decir que otros países no irán a participar”, señaló Jungmann durante su participación en el Brasil Forum Investment, encuentro que terminó ayer en Sao Paulo y reunió a autoridades y representantes del sector privado.

Jungmann hizo así referencia al proyecto que se tramita desde 2001 en la Cámara de Diputados para aprobar que Estados Unidos pueda usar la base, que, por su latitud, resulta más barata que Cabo Cañaveral, en Florida, ya que la cercanía al ecuador permite al país norteamericano ahorrar combustible en la salida de la atmósfera.

En abril pasado, en un encuentro con corresponsales extranjeros en Río de Janeiro, Jungmann había expresado ya la intención de Brasil de ofrecer la base a otros países con el fin de quedarse con una parte del millonario mercado de lanzamiento de satélites y microsatélites.

Para facilitar el acuerdo, el Ministerio de la Defensa retiró el proyecto de acuerdo de salvaguardas que tuvo por una larga pausa en el Legislativo desde 2001 y que ahora pasará por una “reformulación”.

Actualmente la base de Alcántara solo tiene tecnología para lanzar cohetes a distancias suborbitales, por lo que todos los satélites brasileños han tenido que ser lanzados desde terceros países.

“Todo fue revisado por los ministerios involucrados y llevado a discusión con los aliados externos”, agregó el ministro, quien adelantó que Rusia e Israel ya fueron invitados para visitar la base, como ya lo hizo hace algunos días una misión francesa.

Lee también

Comentarios

Newsletter