Lo más visto

Buscan a niños atrapados bajo los restos de una escuela

Policías, bomberos y civiles buscaban ayer entre los escombros de escuelas y viviendas a sobrevivientes del sismo más letal en México en tres décadas, mientras la cifra total de muertos crecía a 230.

Enlace copiado
Buscan a niños atrapados bajo los restos de una escuela

Buscan a niños atrapados bajo los restos de una escuela

Enlace copiado

La mano en movimiento de una niña atrapada bajo los escombros de una escuela al sur de Ciudad de México devolvió la esperanza a cientos de rescatistas que ayer trabajaban con desesperación para tratar de liberarla. El drama se transmitía en directo por las compañías de televisión locales y se asemejaba a lo que se vivía en otras partes de la capital mexicana, fuertemente dañada por el sismo de 7.1 grados que el martes remeció el centro del país.

En diversos puntos de la ciudad se observaban bomberos, policías, soldados y civiles con martillos y palas en las manos tratando de retirar los restos de los derrumbes y rescatar a tantas víctimas como fuera posible.

El gobierno capitalino reportó que 52 personas habían sido rescatadas. Más tarde, el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, publicó en su cuenta de Twitter que la cifra total de fallecidos era de 230.

Los nuevos números señalan 100 decesos en Ciudad de México, 69 en Morelos, 43 en Puebla, 13 en el estado de México, cuatro en Guerrero y uno en Oaxaca. Un helicóptero sobrevolaba algunos de los edificios más afectados por el movimiento para evaluar la magnitud de los daños. En un lugar de la ciudad tres edificios colapsaron en una misma calle.

En Jojutla, en el estado de Morelos, toda una cuadra en la que habitaban varias familias resultó perjudicada y una iglesia quedó en ruinas.

Sin embargo, uno de los puntos de mayor interés fue la escuela Enrique Rébsamen, en Ciudad de México, donde la estructura de tres pisos se vino abajo y dejó a adultos y alumnos bajo los escombros.

Según las autoridades, murieron al menos 25 personas, entre los que se hallaban al menos unos 21 niños.

Rescatistas con cascos divisaron a la niña, y le gritaron que moviera una mano si los escuchaba. Así lo hizo por lo que enviaron a un perro a confirmar que estaba viva. Horas después seguía el trabajo para tratar de liberarla y las cámaras se mantenían pegadas a la escena.

Según dijo el secretario de Educación, Aurelio Nuño, se ha rescatado a 11 personas con vida en la escuela y hay tres que aún están desaparecidas: dos niños y un adulto.

Periodistas vieron a personal de rescate sacando al menos dos pequeños cuerpos cubiertos por sábanas de entre los escombros.

Más de 24 horas después del sismo los restos de la escuela comenzaron a cambiar: mientras más se avanzaba entre los escombros dejaron de observarse ladrillos y concreto y comenzaron a visualizarse pedazos de madera, que podrían provenir de escritorios.

El doctor Pedro Serrano, voluntario en el lugar, logró colarse entre la pila de escombros y llegó hasta un aula, pero encontró a todos sus ocupantes muertos.

El presidente Enrique Peña Nieto declaró tres días de luto para honrar a las víctimas y dijo que responder a las necesidades de los damnificados es la prioridad.

Lee también

Comentarios