Lo más visto

Más de Internacionales

CJNG se convierte en el cartel más importante

Con la derrota doble al cartel de Sinaloa, el Jalisco Nueva Generación despunta como la mayor banda delictiva de México.
Enlace copiado
Enlace copiado
El cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que tiene gran poder de fuego y capacidad de distribución de drogas, ganó poder en pocos años y ya es señalado como la organización criminal con más presencia en México. Si antes los más temibles eran el cartel de Sinaloa y Los Zetas, ahora este grupo, encabezado por Nemesio Oseguera Cervantes “el Mecho”, aparece en la mira de México y Estados Unidos como un actor principal que ha desafiado abiertamente a las fuerzas de seguridad con acciones espectaculares.

“Por lo pronto, es el que más presencia tiene en mayor número de estados de la República”, dijo ayer el fiscal general, Raúl Cervantes, a la cadena Televisa.

El grupo criminal surgió alrededor de 2010 a partir de los remanentes del cartel del Milenio y se extendió aun más allá de Jalisco, a los estados colindantes  de Colima y Michoacán, en el oeste de México.

Esa rápida expansión provocó violentos enfrentamientos con carteles rivales, como Los Caballeros Templarios y Los Zetas.

Estos carteles vieron entonces reducidos sus territorios.

Debido al incremento de su fuerza e influencia, el CJNG fue incluido en mayo de 2015 en la “lista negra” de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Esta oficina lo catalogó como uno de los más poderosos del país.

Grupo violento

Aunque el CJNG surgió en Jalisco, sus raíces se remontan hasta Michoacán, de donde es su líder, un criminal con una amplia trayectoria y que además estuvo tres años en prisión en la década de 1990 y que, después de regresar a México, logró escalar.

Con una actitud ofensiva pocas veces vista, el cartel se ha atrevido a desafiar a las fuerzas de seguridad mexicanas numerosas veces.

En reiteradas ocasiones protagonizaron incendios de vehículos y bloqueo de carreteras en Jalisco. Además, este grupo derribó un helicóptero militar con un lanzacohetes y ha emboscado a policías en varias ocasiones, con decenas de muertos en cada una de sus operaciones militares.

El 4 de abril de 2015, una emboscada de este grupo criminal dejó 15 policías muertos y otros cinco heridos en la carretera de Puerto Vallarta a Guadalajara, en Jalisco.

De acuerdo con la fiscalía, fue una reacción del CJNG por la muerte de Heriberto Acevedo Cárdenas, “el Gringo”, durante un enfrentamiento con la policía unos días antes.

Aunque su nombre y sus siglas CJNG son mucho menos conocidos que carteles famosos como Sinaloa, el cartel de Juárez y el cartel del Golfo, ahora son esos mismos carteles históricos los que padecen su fuerza o lo buscan como aliado.

Su alianza con otros grupos, como Los Cuinis, su brazo financiero, incrementó su capacidad para vender y distribuir drogas.

Después de la extradición a Estados Unidos de Joaquín “el Chapo” Guzmán en enero, se desató una guerra interna dentro del cartel de Sinaloa y el CJGN cobró también protagonismo.

La facción de Dámaso López Núñez, exsocio de Guzmán detenido el martes, estaba intentando, según la Fiscalía General, aliarse con ellos para hacerse fuerte, en medio de rivalidades con los hijos del “Chapo” por el control del negocio heredado de su padre.

Por otra parte, el dinero del narcotraficante Guzmán ha sido difícil de rastrear para las autoridades mexicanas y estadounidenses, al punto que Estados Unidos no le ha detectado ni “un dólar”, dijo ayer el fiscal general de México, Raúl Cervantes.

“Estados Unidos hoy todavía no le encuentra un dólar al Chapo”, dijo Cervantes a la cadena mexicana Televisa.

Guzmán llegó a figurar en la lista de la revista Forbes como uno de los hombres más ricos del mundo.

Sin embargo, para las autoridades de México y Estados Unidos no es sencillo seguir el rastro de su dinero, de acuerdo con Cervantes porque, naturalmente, no utilizaba el sistema financiero.

Lee también

Comentarios