Lo más visto

Más de Internacionales

Cámara chilena aprueba ruta hacia nueva Constitución sin indicaciones sobre paridad, indígenas e independientes

Tras un extenso y polémico debate, Chile Vamos optó por rechazar la inclusión de esos temas y avanzar con el proyecto en los términos en que fue acordado el 15 de noviembre. No obstante, podrán ser sumados a través de otras iniciativas en paralelo.
 

Enlace copiado
Cámara chilena aprueba ruta hacia nueva Constitución sin indicaciones sobre paridad, indígenas e independientes

Cámara chilena aprueba ruta hacia nueva Constitución sin indicaciones sobre paridad, indígenas e independientes

Enlace copiado

Luego de más de siete horas de exposiciones, la Cámara de Diputados aprobó este miércoles por 127 votos a favor, 18 en contra y cinco abstenciones, la histórica reforma que habilitará el inicio del proceso constituyente en el país, la cual se construyó tras el acuerdo político firmado el pasado 15 de noviembre.

De esta forma, el plebiscito fijado para el 26 de abril de 2020, las normas de los dos mecanismos establecidos para crear una nueva Carta Fundamental -la convención constitucional mixta y la convención constitucional con un 100% de miembros electos popularmente- y el plebiscito de salida sortearon su primera valla en el parlamento.

Asimismo, la Sala de la corporación rechazó la posibilidad de sumar las indicaciones que establecían escaños reservados para indígenas, paridad de género y mejores condiciones de competencia para los independientes en la elección de los miembros de la convención encargada de redactar la nueva Carta Magna.

Pese a que esas propuestas habían sido aprobadas en la Comisión de Constitución, ahora fueron desestimadas con 62 votos en contra de los parlamentarios de Chile Vamos, quienes se opusieron a sumar esos elementos a la iniciativa con miras a respetar el acuerdo firmado por las distintas fuerzas políticas en medio de la crisis social.

No obstante, durante la sesión, algunos legisladores de RN y Evópoli comprometieron su respaldo a los proyectos de ley que integren esos aspectos y que se tramiten de forma paralela a la reforma visada hoy, la cual ahora pasará a ser discutida en segundo trámite constitucional en el Senado a partir de mañana. El extenso debate, que comenzó minutos después de las 09:30 horas, estuvo marcado por encendidas intervenciones de los distintos legisladores, las cuales estuvieron divididas en distintas posiciones.

Por una parte, estaban quienes llamaban a aprobar la reforma sin cambios, y por otra los que abogaban por sumarle mejoras. Así, la gran mayoría de los diputados del oficialismo subrayó la necesidad de dar curso a la iniciativa en los términos acordados. En tanto, los parlamentarios de los partidos de la ex Nueva Mayoría y el Frente Amplio plantearon su respaldo a la reforma, pero sumando las disposiciones transitorias.

Mientras, desde el Partido Comunista (PC), el Partido Humanista (PH) y el Frente Regionalista Social Verde (FRSV) subrayaron su rechazo a la forma en que se concibió la iniciativa a espaldas a la ciudadanía y reiteraron su apoyo hacia la instalación de una asamblea constituyente como único mecanismo para crear una nueva Carta Fundamental.

Una sesión histórica y agitada Apenas el presidente de la Cámara de Diputados, Iván Flores, tocó la campanilla para abrir la sesión, las polémicas comenzaron a aparecer, sobre todo vinculadas a las demandas de paridad de género por parte de grupos feministas.

La primera la protagonizó el diputado Gabriel Boric (CS), quien permitió el ingreso de un grupo de mujeres al parlamento sin invitación, avalando que pasaran por debajo de los torniquetes de seguridad instalados en la entrada del edificio.

Luego, otras manifestantes -que fueron invitadas por la diputada de Comunes, Camila Rojas- encabezaron una manifestación en el hall contiguo al hemiciclo. En ambos casos, la secretaría de la Cámara anunció que los parlamentarios involucrados serían pasados a la comisión de Ética de la corporación. Mientras, en la Sala, los legisladores de los distintos sectores confrontaban posturas apasionadamente.

El primero en tomar la palabra fue el representante del Partido Republicano (en formación), Ignacio Urrutia, quien adelantó de alguna forma el tenor que tomaría la discusión. En su discurso, fustigó en duros términos la opción de crear una nueva Constitución. "Van a aprobar un plebiscito para entregarle Chile a la izquierda", dijo.

Finalmente, Urrutia fue el único legislador que votó todos los artículos del proyecto en contra. Luego se fueron sucediendo uno a uno los discursos, lo cual obligó a los comités a tomar un acuerdo para aplazar la votación, que estaba prevista para las 14:30 horas. Como todos los diputados se inscribieron para hablar, se postergó para las 17:00 horas.

En el primer bloque, destacó la intervención del diputado Boric, quien aseguró que "voy a poner mi cargo a disposición" si no se aprobaban las normas sobre paridad de género y pueblos indígenas, y las de los diputados del FRSV, quienes apuntaron a sus pares de centroizquierda por apoyar un acuerdo sin considerar esas materias.

También generó reacciones la alocución del diputado de la UDI, Juan Antonio Coloma, quien pese a que dijo que aprobaría el proceso constituyente, no tuvo complejos para asegurar que votaría por el rechazo a una nueva Constitución en el plebiscito de abril, con el objetivo de "defender la vida", tal como lo hace el texto vigente.

En la tarde, la atención la concentró una protesta protagonizada por la agrupación feminista "Juntas Somos Poderosas", la cual llevó a cabo la performance de Lastesis, desplegó un lienzo gigante e intentó ingresar por la fuerza al hemiciclo para exigir paridad de género, provocando la suspensión momentánea de la sesión.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines