Lo más visto

Cancelan vuelos y cierran escuelas en noreste de EUA por tormenta

Más de 1,000 vuelos tuvieron que ser cancelados por la inclemencia del temporal. El gobernador de Nueva York dijo que el clima ha tenido un impacto menor en el estado.
Enlace copiado
Enlace copiado
Una potente tormenta invernal empezaba a azotar ayer el noreste y el centro de la cosa atlántica de Estados Unidos, provocando cancelaciones de vuelos, cierre de escuelas y advertencias de funcionarios municipales y estatales para no circular por carretera.

La tormenta de nieve ha tenido un impacto en Nueva York menor del que se temía al inicio, pero las autoridades pidieron extremar la precaución en las carreteras debido al hielo.

“Aunque no está nevando tanto como esperábamos, todavía es una tormenta peligrosa y seguimos dando los pasos necesarios para mantener a los neoyorquinos seguros”, explicó el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, en una rueda de prensa.

El temporal afectó a varios estados de la región nordeste del país, como Nueva York, Nueva Jersey y Pensilvania, con una población total de 72 millones de personas y que en algunos lugares ha dejado una cantidad de nieve que llega hasta los 58 centímetros.

De Blasio anunció que el estado de emergencia en la ciudad, que le permite aplicar medidas especiales, se mantendría hasta medianoche y el dispositivo de seguridad pública trabaja con intensidad para que hoy los ciudadanos puedan retomar la normalidad en las escuelas y los negocios.

Las escuelas públicas de Nueva York y numerosos espacios, desde museos o bibliotecas hasta la sede de Naciones Unidas, permanecieron ayer cerrados y solo estaban llamados a acudir al trabajo los empleados públicos esenciales.

Quedó suspendido el tráfico en los tramos al aire libre del metro de Nueva York y en el tren que conecta Manhattan con los suburbios del norte, aunque en ambos casos el servicio quedó restablecido en la tarde-noche.

En Manhattan y en los distritos de Queens, El Bronx y Brooklyn había poca gente en la calle, con apenas tráfico y las aceras llenas de nieve, que comenzó a caer ayer en la madrugada tanto en la ciudad, la más poblada de Estados Unidos, como en el resto del noreste del país.

Inicialmente, se había anunciado que en la ciudad caerían cerca de 51 centímetros de nieve pero, según De Blasio, “la madre naturaleza ha tomado sus propias decisiones” y a lo largo del día se esperan hasta 20 centímetros a medida que la tormenta se desplazaba hacia el norte.

El alcalde aseguró estar satisfecho con las medidas de seguridad tomadas y advirtió a los ciudadanos que no pequen de “exceso de confianza” en las carreteras para desplazarse, ya que el hielo las hace resbaladizas y peligrosas.

El Servicio Meteorológico rebajó la alerta de nevada en Nueva York a un aviso por tormenta invernal. Las precipitaciones disminuyeron, pero se prevé que la lluvia y el granizo vayan acompañados de ráfagas de viento de hasta 80 kilómetros por hora.

Algunos distritos situados en Long Island, al este de Manhattan, han sido golpeados con más fuerza por el fenómeno meteorológico, como es el caso de Queens, donde se han derrumbado dos edificios en construcción, informó el Departamento de Bomberos de la ciudad, sin víctimas.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, prohibió el tráfico de tráilers en varias autopistas del estado y también impidió a los ciudadanos viajar en un tramo de una de ellas, por los riesgos que representa para la circulación.

En ciudades situadas al nordeste de Nueva York, como Boston (Massachusetts) y Providence (Rhode Island), los cálculos indicaban que al final del día cayeron hasta 30 centímetros de nieve. En Boston, además, hubo vientos que superaron los 80 kilómetros por hora.

En el vecino estado de Nueva Jersey, los fuertes vientos dejaron sin luz a más de 35,000 personas y la policía estatal había confirmado al menos 138 accidentes de tránsito hasta ayer por la mañana.

En lugares como en Mont Pocono, en el estado de Pensilvania, la nieve había alcanzado los 58 centímetros, mientras que en la localidad de Wilton, en Connecticut, llegaba a 43 centímetros.

La gran tormenta invernal ha provocado numerosos retrasos y cancelaciones en varios vuelos que entraban y salían del Estados Unidos, y entre los aeropuertos más afectados se encuentra el de Newark, en Nueva Jersey, que ha cancelado el 86 % de los viajes salientes.

En total, hasta última hora de la tarde se había cancelado 1,028 vuelos que tenían su origen y destino en Newark, 869 en LaGuardia, 818 en Boston Logan y 784 en JFK.

Lee también

Comentarios