Canibalismo: historias de terror que han ocurrido en la vida real

La mayoría de condenados por este tipo de escalofriantes actos tienen cadena perpetua. 
 

Enlace copiado
Canibalismo: historias de terror que han ocurrido en la vida real

Canibalismo: historias de terror que han ocurrido en la vida real

Enlace copiado

Varios son los casos de canibalismo que se han registrado en el mundo: desde algunos registrados en Alemania y Estados Unidos hasta otros en Nigeria y Pakistán.

En esta galería recordamos algunos de los más sonados y le contamos qué pasó con los culpables y cuál fue la condena que recibieron por sus actos.

Siendo joven, el alemán Arimn Meiwes desarrolló un fetiche por probar la carne humana, explicaron durante el juicio en su contra por canibalismo algunos psicólogos que lo trataron, y ese deseo lo cumplió en marzo del 2001, cuando acordó con Bernd Brandes comer partes del cuerpo de este último.

Según se dio a conocer en los estrados judiciales, Meiwes contactó a Brandes por internet y le hizo la propuesta. Una vez juntos, el primero cortó partes del cuerpo del segundo hasta su muerte. Después, guardó pedazos de carne en la nevera y los comió con el pasar de los días.

'El caníbal de Rotemburgo' fue capturado por este hecho y condenado, en el 2004, a 8 años y medio de prisión. Dos años después, en el 2006, su sentencia cambió: cadena perpetua por homicidio sádico, que en el sistema judicial alemán se traduce en 15 años, informó 'DW'.

Durante ambos juicios, los jueces que trataron su caso aseguraron que Meiwes fue totalmente consciente de lo que estaba haciendo. 
Foto: AFP
En mayo del 2012, Ronald Poppo (der.), un hombre sin hogar de 65 años, fue atacado por Rudy Eugene (izq.), de 31 años, en un puente de la autopista MacArthur, en Miami (Estados Unidos).

Eugene le arrancó las orejas, la nariz y parte de la frente a Poppo. El ataque finalizó cuando unos policías que fueron alertados por un testigo le dispararon al atacante.

En el cuerpo del caníbal se encontraron rastros de marihuana. La víctima, por su parte, fue sometido a varias cirugías, pero perdió su nariz y su ojo izquierdo. Lo último que se supo de él, en el 2014, era que vivía en un internado médico.
Foto: Archivo EL TIEMPO
Los hermanos Mohammad Arif y Muhammad Farman Ali fueron capturados en el 2014 por canibalismo, en la localidad Bhakkar, de Pakistán.

Las autoridades llegaron hasta ellos después de que algunos vecinos alertaran sobre malos olores en su casa. Al llegar, fue hallada la cabeza de un bebé.

La cadena 'CNN' informó que los hombres aceptaron que consumían carne humana y que en el 2011 habían sido condenados a dos años de cárcel por algo parecido: desmembrar el cuerpo de una mujer que se habían robado de un cementerio para después consumirlo.
Foto: AFP
En el pueblo de Argoed, en Gales, se registró un caso de canibalismo en el 2014.

El protagonista fue Matthew Williams, un hombre de 34 años que atacó a una mujer en el cuarto de un hotel que funcionaba como un albergue para personas sin hogar.

Mandy Miles, la administradora del establecimiento, fue alertada de que Williams había ingresado acompañado a su habitación, lo que no estaba permitido.

"Toqué la puerta y no me abrió, así que intenté con el código de seguridad. Al entrar, vi a Matthew sobre la mujer, comiéndosele la cara", le contó Miles a la cadena 'BBC'.

De inmediato, avisó a las autoridades, quienes llegaron al lugar y, al intentar separar al hombre de la víctima, le dispararon con una pistola taser, causándole la muerte al agresor.
Foto: iStock
Katherine Knight es una australiana que mató a su novio, John Price, y después cocinó partes de su cuerpo para dárselos de comer a sus cuatro hijos.

Todo ocurrió en febrero del 2000. Knight aprovechó que Price dormía y lo apuñaló 37 veces. Ya muerto, le quitó la piel, le cortó los glúteos y los cocinó, y puso a hervir su cabeza en una olla llena de verduras. Su idea era comerlo al día siguiente.

Las autoridades la descubrieron luego de que amigos de la víctima reportaran que estaba desaparecido: el mismo día de su fallecimiento, él le había puesto una orden de alejamiento por maltrato a ella y les había dicho a sus conocidos que si algo le pasaba, Knight sería la culpable. No obstante, accedió a verla por sus palabras de perdón. Fue capturada y condenada a cadena perpetua por la justicia australiana.
Foto: iStock
Andrei Chikatilo, o el 'El Carnicero de Rostov', es uno de los peores asesinos en serio y caníbal que vivió en la antigua Unión Soviética.

Entre 1978 y 1990, mató y violó a 53 personas, entre niños, jóvenes y mujeres, además de comerse algunas partes de los cuerpos de sus víctimas.

Finalizando 1990, fue capturado y confesó sus crímenes y sus actos de canibalismo. Fue sentenciado, en 1992, a la pena de muerte y su ejecución se realizó en febrero de 1994.
Foto: iStock
 
Entre 1993 y 2004, el inglés Peter Bryan asesinó a tres personas en Londres, entre ellas su mejor amigo, a quien le sacó el cerebro y se lo comió.

Su primer víctima fue una joven de 20 años, identificada como Nina Sheth. Por este hecho, se le diagnosticó esquizofrenia y fue internado en un centro psiquiátrico, en el que estuvo 9 años, hasta el 2002.

Llevaba dos años libres y, en febrero del 2004, visitó a un amigo, Brian Cherry, a quien mató con 30 golpes de martillo. Después, procedió a sacarle el cerebro y comérselo, hasta que la policía llegó al lugar de los hechos.

Volvió a ser internado en un centro psiquiátrico de máxima seguridad y, con menos de una semana de estar allí, asesinó a Richard Loudwell, a quien, confesó en el juicio posterior, quería comerse.En el 2005, fue condenado a cadena perpetua.
Foto: iStock
En el 2014, en la ciudad de Onitsha, en Nigeria, la policía local cerró el restaurante de un hotel que vendía comida humana.

El descubrimiento se logró gracias a un informante anónimo, aseguró en ese entonces el diario inglés 'The Independent', agregando que fueron halladas dos cabezas humanas en las instalaciones.

Según recopilada por el medio y que fue entregada por las autoridades, el restaurante ofrecía la carne humana como un manjar muy caro.En ese momento, 11 personas fueron capturadas.
Foto: iStock
En septiembre del 2017, Dmitri y Natalia Baksheyev, una pareja rusa, fueron capturados y acusados de comerse a 30 personas.

Los hechos ocurrieron en la ciudad rusa de Krasnodar y las autoridades los descubrieron después de que Dmitri perdiera su celular: el dispositivo fue encontrado en la calle por trabajadores del gobierno local, quienes lo revisaron y encontraron fotos con cadáveres.

La policía fue informada y, al indagar por el dueño del teléfono móvil, dieron con la identidad del hombre.

Según la investigación, citada por el diario español 'El Mundo', la paraje grababa tutoriales de cómo cocinar carne humana y hasta preparaba pasteles con partes de sus víctimas que luego vendían a cafeterías y restaurantes.
Foto: EFE
Nino Mbatha, un brujo sudafricano, se entregó a las autoridades de la ciudad de Estcourt, en agosto del 2017, después de afirmarles que estaba "cansado de comer carne humana".

Aunque la primera reacción fue burlarse de él, le creyeron cuando les mostró una mano y parte de una pierda. Lo siguiente fue llevarlos hasta su casa, donde hallaron varias partes humanas, entre ellas ocho orejas.

Según contó el propio Mbatha, en declaraciones recogidas por 'El Mundo', su actividad caníbal consistía en cocinar brebajes para sus clientes.En el 2018, fue condenado a cadena perpetua.
Foto: AFP

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines