Lo más visto

Más de Internacionales

Caravana de Migrantes se enfrenta a policías

Los migrantes rompieron a la fuerza la valla fronteriza para ingresar al cruce entre Guatemala y México, donde la policía los esperaba con gases lacrimógenos. Hubo heridos mientras miles de personas corrían al lado mexicano.

Enlace copiado
EFE/ LA PRENSA  Caos.   En los momentos más caóticos tras el cruce de la frontera, madres y sus hijos, como los de la fotografía, lloraron por temor a ser lesionados.

EFE/ LA PRENSA Caos. En los momentos más caóticos tras el cruce de la frontera, madres y sus hijos, como los de la fotografía, lloraron por temor a ser lesionados.

Enlace copiado

Miles de migrantes de la caravana que partió el sábado pasado de Honduras forzaron ayer la valla fronteriza desde Guatemala e ingresaron a México, donde las fuerzas de seguridad se vieron en un primer momento rebasadas por un imparable río humano. Luego los hicieron retroceder con gases lacrimógenos.

Después de seis jornadas de viaje, la caravana, que partió de San Pedro Sula (norte de Honduras) con el objetivo de llegar a Estados Unidos y está integrada por unas 3,000 personas, logró llegar a México.

Una vez consiguieron eliminar el obstáculo que suponía la valla fronteriza de la ciudad guatemalteca de Tecún Umán –que permaneció abierta aproximadamente durante media hora–, los hondureños entraron formando una gran riada, muchos de ellos corriendo.

Tras un primer momento de euforia, los migrantes fueron contenidos por la Policía Federal mexicana, lo que desencadenó momentos de tensión.

El secretario de Gobernación de México, Alfonso Navarrete, no tardó en denunciar que "grupos de cientos de personas" hondureñas estaban tratando de entrar "por la fuerza" a México.

Dijo que el embajador de México en Guatemala y altos funcionarios habían acordado el jueves con dirigentes de la caravana que no se cerraría el paso a los migrantes, para que quienes así lo quisieran pudieran llegar a territorio nacional.

Cruzan valla. Miles de migrantes hondureños logran librar la valla que une la frontera con Guatemala para ingresar a México, en el margen del río Suchiate.

Lo que se solicitó fue que el ingreso fuera "ordenado", en grupos de 50 a 100 personas, para que las autoridades pudieran tomar su documentación y evitar que los migrantes "estén sujetos a irregularidades", apuntó Navarrete, quien alegó que se había roto el acuerdo.

Del lado mexicano, a los migrantes los esperaban 1,000 agentes, contando policías federales —muchos de los cuales llegaron al sureño estado de Chiapas específicamente para la ocasión— y personal migratorio situado en distintos puntos.

Reporteros que estuvieron en el lugar relataron en sus redes sociales los momentos de caos y pánico que se produjeron cuando la policía comenzó a lanzar el gas lacrimógeno.

Los niños, de los que había cientos, lloraban. Algunos fueron separados de sus madres en medio de la trifulca. Varias personas se desmayaron y algunos se tiraron a las aguas del río.

Una periodista de El Universal, de México, resultó herida. El medio publicó fotografías de la periodista con una herida en la cabeza de la que brotaba sangre abundantemente.

Eventualmente, las autoridades lograron establecer el orden y dejaron entrar al lado mexicano a las mujeres y a los niños. Algunos menores de edad tuvieron que ser auxiliados por las autoridades federales.

Balsas. Desesperados por cruzar, algunos saltaron al río Suchiate para ir a México.

Tags:

  • MIgrantes hondureños

Lee también

Comentarios