Lo más visto

Más de Internacionales

Caravana de migrantes exigirá a la ONU autobuses para trasladarse a la frontera con EUA

Uno de los voceros que tomó el micrófono durante la asamblea dijo que "el Gobierno ya le dio la espalda al pueblo hondureño" en México y que la organización de las Naciones Unidas está actuando con un "silencio cobarde", por lo que los migrantes pretendían hoy con una marcha exigir a la ONU autobuses para trasladarse.

Enlace copiado
Niños que hacen parte de la caravana de migrantes juegan de las carpas en el deportivo Jesús Martínez, en Ciudad de México. EFE/Sáshenka Gutiérrez

Niños que hacen parte de la caravana de migrantes juegan de las carpas en el deportivo Jesús Martínez, en Ciudad de México. EFE/Sáshenka Gutiérrez

Enlace copiado

Los más de 5,000 migrantes centroamericanos de la primera caravana que llegó a México el 19 de octubre se estancaron en Ciudad de México, pero se dieron plazo hasta el viernes para decidir cómo continuar su camino.

"Es muy importante ese tiempo para que pensemos adecuadamente, para que recibamos los informes necesarios de abogados y abogadas que están acá", dijo una de las coordinadoras de la caravana por parte de la organización Pueblo sin Fronteras en una asamblea la noche del miércoles.

Desde el sábado, miles de personas de esta primera caravana, que salió de San Pedro Sula en Honduras el 13 de octubre y se fue agrandando en el camino, están en un albergue instalado en el estadio Jesús Martínez "Palillo" del Centro Deportivo de la Magdalena Mixhuca en la capital mexicana.

Uno de los voceros que tomó el micrófono durante la asamblea dijo que "el Gobierno ya le dio la espalda al pueblo hondureño" en México y que la organización de las Naciones Unidas está actuando con un "silencio cobarde", por lo que los migrantes pretendían hoy con una marcha exigir a la ONU autobuses para trasladarse.

En el campamento están recibiendo información sobre posibilidades de refugio y regularización de su situación en México, así como de los requisitos para pedir asilo en Estados Unidos en el mismo campamento donde están instalados.

Sin embargo, muy pocos hasta ahora han aceptado la oferta de México para quedarse en el país, al igual que ha ocurrido con otras dos caravanas que entraron después y que transitan todavía por los sureños estados de Chiapas y Oaxaca.

En conjunto son más de 9,000 centroamericanos que ingresaron de manera irregular a México.

En menos de un mes, el 1 de diciembre, habrá cambio de Gobierno en México y asumirá el centro-izquierdista Andrés Manuel López Obrador, que prometió impulsar programas de desarrollo y otorgar visas de trabajo a centroamericanos.

Otras más de 3,000 personas aceptaron acogerse al ofrecimiento de refugio y esperan en condiciones precarias en la ciudad de Tapachula, en Chiapas, que se defina su situación. El plazo máximo es de 90 días hábiles desde su registro.

En el campamento de Ciudad de México hay también representantes de agencias y organizaciones estadounidenses que les han advertido que no podrán solicitar asilo sin documentos ni con deportaciones previas y que las familias podrían ser separadas.

La mayoría de los migrantes quiere de todas maneras llegar a Estados Unidos y aún no se ha determinado por dónde tratarían de llegar a la frontera. Los coordinadores les han recomendado que den prioridad a la seguridad y a que haya en el camino una red de apoyo por parte de las autoridades y la sociedad civil.

"Eso solo se va a lograr de forma organizada y teniendo comunicación con los lugares por los que vamos a pasar", dijo la coordinadora.

La opción más corta es por Reynosa, que limita con Texas por el estado mexicano de Tamaulipas y está 930 kilómetros al noreste de Ciudad de México, pero es un camino muy peligroso.

Las caravanas organizadas de migrantes suelen evitar esta ruta y se van hacia Tijuana, que está en el noroeste, a casi 2,900 kilómetros de la capital mexicana.

En Tamaulipas, 72 migrantes que pretendían llegar a Estados Unidos fueron asesinados en 2010 en un rancho, en el municipio de San Fernando, supuestamente porque se negaron a ser reclutados por el cártel de Los Zetas.

Además de la caravana principal, la segunda, que empezó su recorrido en Honduras el 17 de octubre y está ahora formada por 1,500 a 2,000 personas, llegó hoy a Matías Romero, Oaxaca, unos 630 kilómetros al sur de Ciudad de México. Esta caravana podría llegar a la capital hacia mediados o finales de la próxima semana.

El tercer grupo, integrado por unas 2,000 personas, sobre todo salvadoreños, que avanza ya sin una red de apoyo con más dificultades, se trasladó hoy desde Huixtla a Mapastepec, en Chiapas, unos 950 kilómetros al sur de Ciudad de México.

Tags:

Lee también

Comentarios