Lo más visto

Casi 4,000 migrantes murieron en el mar

El uso de embarcaciones cada vez más precarias ha hecho que se supere la cifra de migrantes fallecidos cuando intentaban cruzar el Mediterráneo rumbo a Europa.
Enlace copiado
Casi 4,000 migrantes murieron en el mar

Casi 4,000 migrantes murieron en el mar

Casi 4,000 migrantes murieron en el mar

Casi 4,000 migrantes murieron en el mar

Enlace copiado
Casi 4,000 personas han muerto ya en lo que va de 2016 en su huida por el Mediterráneo, según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM). Hasta finales de octubre se contabilizaron 3,940 muertes, informó la organización vinculada a la ONU en Ginebra, una cifra que supera ya a los más de 3,700 muertos en 2015 en la misma ruta.

Entre enero y finales de octubre de 2015 llegaron a Europa unos 730,000 migrantes y refugiados por el Mediterráneo, frente a los 334,000 del mismo periodo de 2016.

Los expertos de la ONU atribuyeron la subida de los casos de muerte pese a la caída de cifra de migrantes al uso de embarcaciones cada vez en peor estado y cada vez más saturadas de gente por parte de los traficantes de personas, que parten sobre todo de la costa de Libia.

Mientras tanto, la guardia costera griega descubrió a 45 migrantes en la pequeña isla de Anticitera, situada entre la península del Peloponeso y la isla de Creta, que habían quedado varados el lunes.

Al parecer partieron el día anterior hacia Italia y se vieron envueltos en una tormenta, por lo que tuvieron que poner rumbo a la orilla más cercana. La guardia costera recibió una llamada de emergencia, según medios griegos. En Anticitera viven 70 personas.

Tras el cierre de la ruta de los Balcanes, la creación de centros de registro en las islas del Egeo Oriental y el acuerdo migratorio entre Turquía y la Unión Europea muchos migrantes emprenden una ruta por el Mediterráneo hacia Italia.

En territorio griego continúan unos 61,000 migrantes y refugiados, según las autoridades migratorias. Entre lunes y martes llegaron 153 nuevos procedentes de Turquía a islas del Egeo oriental.

El llamado del papa Francisco

El papa Francisco dijo el martes que los Gobiernos no pueden cerrar las fronteras a los refugiados, pero también aconsejó “prudencia” en la acogida y que esta se haga sobre la base de las posibilidades de cada país.

“En teoría no se puede cerrar el corazón a un refugiado, pero también hay que usar prudencia. Los gobiernos tienen que ser muy abiertos a la hora de recibir, pero también calcular cómo poder colocarles”, dijo Jorge Bergoglio en el vuelo de regreso a Roma desde Suecia a los medios que viajaban con él.

El pontífice argentino, que regresaba de los actos conmemorativos por los 500 años de la Reforma protestante, explicó que no solo se trata de “recibir a los refugiados”, sino que también hay que considerar “la capacidad de integración”.

Aseguró que “no es humano cerrar las puertas, no es humano cerrar el corazón y a la larga se paga y se paga políticamente”.

Pero agregó que también “se paga políticamente la imprudencia en los cálculos de recibir más de los que se puede integrar”.

Francisco recordó que los refugiados que no se integran acaban “en guetos” y que “una cultura que no desarrolla en la relación con la cultura de los otros puede ser algo peligroso”.

No obstante, afirmó que Europa no tiene que tener miedo de la llegada de otras culturas, “porque Europa se ha construido con la integración de varias”.

“El peor enemigo para los países que cierran las fronteras es el miedo, el mejor consejero es la prudencia”, sentenció.

Francisco también quiso distinguir entre emigrante y refugiados al considerar que “emigrar es un derecho, pero que tiene que ser regulado”. Mientras que “los refugiados huyen de la guerra, del hambre y de situaciones terribles y el estatus de refugiado necesita más cuidado y más trabajo”.

Tags:

  • refugiados
  • mar mediterráneo
  • europa
  • acnur

Lee también

Comentarios