Lo más visto

Cinco casos de asilo político cuestionables en Nicaragua

El asilo político en suelo nicaragüense ha tenido, al menos, a cinco favorecidos con un historial relacionado a problemas con la ley en sus países de origen.
Enlace copiado
Cinco casos de asilo político cuestionables en Nicaragua

Cinco casos de asilo político cuestionables en Nicaragua

Enlace copiado
Esta mañana se dio a conocer el asilo político brindado por Nicaragua al expresidente Mauricio Funes Cartagena. La noticia ha levantado muchas reacciones en El Salvador, debido al contexto investigativo en el que Funes se encuentra actualmente por cargos de corrupción, enriquecimiento ilícito y diversas acusaciones de las que se le acusa.

Sin embargo, ´según publicó este mismo día el periódico nicaragüensea "La Prensa", la nación centroamericana ya ha servido de asilo político para otros personajes que han llegado a la nación centroamericana en momentos en los que, precisamente, son investigados por diversos cargos en sus respectivos países, según publicó este día el periódico del vecino país, La Prensa. Algunos de ellos son:
  1. Las colombianas Martha Pérez Gutiérrez, Doris Bohórquez Torres y Lucía Morett, esta última de origen mexicano, quienes son vinculadas a las actividades de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Ellas recibieron asilo político en Nicaragua, autorizado por el presidente Daniel Ortega en 2009, luego de sobrevivir a un ataque de las Fuerzas Armadas Colombianas al campamento de las FARC en 2008.
 
  1. En 2009, el líder indígena Alberto Pizango, de Perú, recibió asilo en Nicaragua, mientras era investigado por el gobierno peruano por instigar enfrentamientos que dejaron, al menos, a 24 efectivos policiales heridos. Se le acusa de sedición, homicidio calificado y ataque a las Fuerzas Armadas. De encontrarse culpable, Pizango podría enfrentar una condena de hasta 35 años de cárcel. Sin embargo, la investigación no ha podido proceder, debido a que Pizango se refugió en Nicaragua durante el proceso investigativo.
 
  1. Rubén Darío Granda fue otro de los asilos políticos cuestionables que ha refugiado Ortega en Nicaragua. Grande es hermano del guerrillero colombiano de las FARC, Rodrigo Granda, y fue acusado de ser el responsable de realizar las transacciones millonarias a nombre de las FARC, entre las que se incluía compra de tierras, centros de recreación y bienes raíces de forma ilícita. Huyó de Colombia en plena investigación.
 
  1. Otro refugiado en Nicaragua fue el hijo del narcotraficante Pablo Escobar, Sebastián Marroquín, quien reveló en entrevistas y en su libro “Pablo Escobar: Mi Padre, las historias que no deberíamos saber”, que Escobar y él habían estado refugiados en Nicaragua en 1980, durante el primer mandato de Ortega para escapar de la justicia.
 
  1. Finalmente, el líder italiano Alessio Casimirri, miembro de la organización extremista de izquierda Brigadas Rojas, reside en Nicaragua a pesar de estar condenado en su país por participar en el secuestro y asesinato del exprimer ministro Aldo Moro en 1978. Casimirri adquirió la nacionalidad nicaragüense en 1988, durante el primer gobierno de Ortega, y su extradición, solicitada por Roma, ha sido denegada en varias ocasiones por las autoridades de Managua, alegando que el país centroamericano no posee condiciones de extradición, por lo que no se puede proceder con dicho requerimiento.

Lea también: Funes, Ada Mitchell e hijos reciben asilo político en Nicaragua

Tags:

  • nicaragua
  • asilo político
  • mauricio funes
  • funes-mecafé

Lee también

Comentarios