Combaten incendios con 63 aviones

En algunas zonas se registraron temperaturas históricas y fuertes vientos.
Enlace copiado
Lucha.  Más de 1,000 bomberos luchan contra los incendios que afectan el sureste de Australia, que experimentó altas temperaturas y vientos fuertes.

Lucha. Más de 1,000 bomberos luchan contra los incendios que afectan el sureste de Australia, que experimentó altas temperaturas y vientos fuertes.

Combaten incendios con 63 aviones

Combaten incendios con 63 aviones

Enlace copiado
Los bomberos combatían ayer más de 130 incendios forestales en el sureste de Australia, la parte más poblada de la isla. Al mismo tiempo, las autoridades evacuaron parques nacionales, además de advertir que el calor, la sequedad y los vientos se combinaban para aumentar la amenaza a su máximo nivel de alerta.

Las llamas se desplazaban ayer con rapidez hacia zonas residenciales en los estados de Nueva Gales del Sur, principalmente en Carlaminda, y de Tasmania, en la península de Tasman, en el sureste, según la agencia local AP.

Los bomberos en Nueva Gales del Sur, unos 1,200 con 350 bombas contra incendios y apoyados por 63 aviones, combaten 140 frentes, principalmente en la región meridional, donde los termómetros superaron los 40 grados y hubo vientos de hasta 90 km/h.

En la población de Yulara, cerca del monolito rojo Uluru, o Ayers Rock la temperatura llegó a 44º.

No se han reportado muertes, aunque funcionarios en Tasmania aún buscaban a unas 100 personas que se reportan como desaparecidas desde la semana pasada, cuando un incendio arrasó con el pequeño pueblo de Dunalley, destruyendo unos 90 hogares.

Ayer, la policía no había hallado cadáveres en las revisiones preliminares de la zona afectada.

Además, los bomberos luchan ahí contra unos 43 incendios.

“Uno no puede enfrentar peores condiciones que estas”, dijo el comisionado del Servicio Rural de Bomberos de Nueva Gales del Sur, Shane Fitzsimmons.

“Nos encontramos a nivel catastrófico y evidentemente en esas áreas el evacuar a tiempo es la opción más segura.”

El nivel de amenaza catastrófica es el más elevado del país.

La combinación de altas temperaturas y las condiciones de sequedad y fuertes vientos registradas desde el viernes han generado incendios que consumieron 20,000 hectáreas de bosque y tierras agrícolas en todo el sur de Tasmania.

Todos los bosques estatales y parques nacionales fueron cerrados por precaución y entró en vigor la prohibición de fogatas.

Lee también

Comentarios

Newsletter