Lo más visto

Conferencia Episcopal de El Salvador se solidariza con obispos de Nicaragua que fueron tildados de "golpistas" por Ortega

El obispo Báez dijo en su Twitter que a la Iglesia no le duelen las calumnias, sino los muertos y el dolor del pueblo. La Conferencia salvadoreña respalda el llamado del nuncio Waldemar Sommertag, designado del papa, quien pidió una "tregua" en el país.  
Enlace copiado
Monseñor Escobar apoya a la Iglesia de Nicaragua.

Monseñor Escobar apoya a la Iglesia de Nicaragua.

Enlace copiado

Este jueves, día en que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, acusó públicamente a los obispos de su país de "golpistas", la Conferencia Episcopal de El Salvador se ha posicionado dando su total apoyo a "los amados pastores" del vecino país, diciendo que comparten "plenamente" la misión de los obispos nicaragüenses de no ser solo mediadores de la crisis sino de sufrir con su pueblo. 

La Conferencia de El Salvador se dijo "conmovida" por la labor de sus pares nicaragüenses, que no se han limitado a sentarse en las mesas de diálogo, sino que han salido a las calles de Nicaragua, que están plagadas de represión y dolor por los más de 300 muertos y miles de heridos que han dejado tres meses de protestas contra el Gobierno. 

Entre esos heridos se cuentan el nuncio apostólico en Nicaragua, Stanislaw Waldemar Sommertag, el cardenal Leopoldo Brenes y el obispo Silvio Báez; quienes fueron agredidos por turbas de parapolicías que irrumpieron violentamente en la Basílica San Sebastián el pasado lunes. 

"Como pastores del pueblo de Dios que somos, queremos ser solidarios con ustedes ante las agresiones físicas y verbales que han padecido por su tarea pacificadora (...). Siendo testigos en los medios de comunicación de tanta violencia, brutalidad y muerte queremos hacer patente nuestra solidaridad a los familiares de las víctimas, así como a todo el pueblo nicaragüense", dijo la Conferencia Episcopal de El Salvador en un comunicado.

El presidente Ortega señaló a los obispos de su país de "golpistas" en un evento público, parte de una fiesta del sandinismo. Ortega confesó que cuando los obispos le propusieron adelantar las elecciones de 2021 a 2019, todo lo que se le vino a la mente es que la Iglesia se había vuelto en su contra para acompañar a quienes, según él, planean darle un golpe de Estado. 

Similar posicionamiento tuvo esta semana el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, quien dijo que su homólogo es solo una víctima de grupos desestabilizadores del Estado. 

Por su parte, el obispo Báez dijo en su Twitter que a la Iglesia no le duelen las calumnias, sino los muertos y el dolor del pueblo.

La Conferencia salvadoreña finalizó diciendo que respalda el llamado del nuncio Waldemar Sommertag, designado del papa, quien pidió una "tregua" en el país.  

Tags:

Lee también

Comentarios