Congreso de Brasil avala que Rousseff vaya a juicio político

En la sesión, 367 diputados, de 513 que hay en la Cámara Baja, votaron a favor de que el pedido de apertura de juicio contra la presidenta pase al Senado.
Enlace copiado
Júbilo. Los detractores de la mandataria estallan en júbilo tras la decisión de los diputados.

Júbilo. Los detractores de la mandataria estallan en júbilo tras la decisión de los diputados.

Marcha. Miles de personas se manifestaron ayer en la avenida Paulista de Sao Paulo en favor de abrir juicio político contra la presidenta.

Marcha. Miles de personas se manifestaron ayer en la avenida Paulista de Sao Paulo en favor de abrir juicio político contra la presidenta.

Celebración. Diputados opositores celebran durante el proceso de votación para avalar el juicio político en contra de la presidenta.

Celebración. Diputados opositores celebran durante el proceso de votación para avalar el juicio político en contra de la presidenta.

Consternación. Simpatizantes de la presidenta Rousseff lucen desconsolados durante el proceso de votación desarrollado ayer en el congreso brasileño.

Consternación. Simpatizantes de la presidenta Rousseff lucen desconsolados durante el proceso de votación desarrollado ayer en el congreso brasileño.

Congreso de Brasil  avala que  Rousseff vaya a juicio político

Congreso de Brasil avala que Rousseff vaya a juicio político

Resumen Alianza 1 - 0 FAS Clausura 2016

Enlace copiado
La Cámara de Diputados de Brasil votó a favor de llevar a la presidenta Dilma Rousseff a juicio político, asestando un duro golpe a la mandataria, quien en repetidas ocasiones ha dicho que el movimiento en su contra es un “golpe de Estado”.

Rousseff está acusada de utilizar tretas de contabilidad en el manejo del presupuesto federal para mantener los gastos en busca de respaldo. Dijo que presidentes anteriores utilizaron maniobras similares y subrayó que no ha sido acusada de ningún crimen ni está involucrada en ningún escándalo de corrupción.

Sin embargo, no pudo asegurar el respaldo necesario, y los legisladores de la Cámara Baja votaron para continuar con su proceso de salida.

En una la sesión histórica, 367 diputados, de un total de 513 que hay en la Cámara Baja, votaron ayer a favor de que el pedido de apertura de juicio contra la presidenta Dilma Rousseff avance al Senado. En contra votaron 137 legisladores.

Para que la acción avance al Senado, donde primero será evaluada la admisibilidad de la acción, se necesitaba un mínimo de 342 votos.

El pedido de apertura de juicio contra Rousseff se basa en la presunción de que violó la Ley de Responsabilidad al practicar maniobras contables irregulares y decretar la apertura de líneas de crédito sin el aval del Congreso.

Los diputados, uno a uno, pasaron al medio del plenario de la Cámara Baja, donde emiten al micrófono su voto, junto a breves palabras con las que lo justifican.

En defensa de la democracia y contra el “golpe” que a su entender configura la acción contra Rousseff, son los argumentos usados por el oficialismo, con más énfasis cuando el parlamentario es del gobernante Partido de los Trabajadores (PT).

“La lucha apenas comienza”

El diputado brasileño José Guimaraes, del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), dijo que es “momentánea” la derrota sufrida ayer por el oficialismo en la Cámara de Diputados, donde fue aprobada la apertura de un juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff. “La lucha está apenas comenzando. La derrota es momentánea, las calles están con nosotros y tenemos condiciones de dar vuelta el juego en el Senado”, dijo Guimaraes, citado por el portal del diario O Estado de Sao Paulo.

“Perdimos porque los ‘golpistas’ fueron más fuertes, comandados por Cunha”, dijo el legislador.

Advirtió, asimismo, que a partir de este lunes comenzará “una guerra prolongada”.

Protestas en calles

Miles de personas tomaron ayer las calles de Brasil para manifestarse a favor y en contra del Gobierno de Dilma Rousseff, en una expresión de la profunda división del país ante la histórica jornada en la que el Parlamento vota si avanza el juicio político contra la presidenta.

Las calles de más de una veintena de estados de Brasil y de la capital, Brasilia, se tiñeron de rojo, el color del Partido de los Trabajadores (PT), y de verde y amarillo, el símbolo de la oposición y de los partidarios del “impeachment” contra Rousseff.

En medio de un fuerte despliegue de seguridad, en especial en los puntos más calientes -como Brasilia, Sao Paulo y Río de Janeiro, donde se convocaron las movilizaciones más multitudinarias-, las protestas se desarrollaron sin incidentes.

Lee también

Comentarios

Newsletter