Lo más visto

Crece marco para enviar a migrantes de vuelta a México

La política "Permanece en México" está siendo diseminada a lo largo de la frontera sur y autoridades dijeron que el intento de una familia de entrar a Estados Unidos fue "una falta de respeto".

Enlace copiado
Sin salida.   Los migrantes que alcanzan a llegar a la frontera sur de Estados Unidos se topan con la regulación de esperar meses en México.

Sin salida. Los migrantes que alcanzan a llegar a la frontera sur de Estados Unidos se topan con la regulación de esperar meses en México.

Enlace copiado

El Gobierno de Estados Unidos amplió a Arizona el polémico programa Protocolo de Protección Migrante (MPP), y un grupo de nueve venezolanos que solicitaron asilo en la frontera de Nogales ya fue enviado a Laredo (Texas) para ser devuelto a México.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) informó oficialmente del primer caso de familias migrantes que fueron procesados en Nogales bajo este programa conocido como "Quédate en México", que hasta ahora estaba activo en parte de California y Texas.

El pasado miércoles, tres unidades familiares y dos adultos originarios de Venezuela se presentaron en el puerto de entrada de Nogales tras cruzar a través de los carriles destinados a los vehículos, informó anoche CBP en un comunicado de prensa.

Los migrantes que sean arrestados en la frontera de Arizona serán transportados hasta El Paso (Texas), donde serán enviados de regreso a México para esperar allí a que se complete su proceso de asilo político, como les ha ocurrido ya a decenas de miles de personas.

Esto fue lo que ocurrió con el grupo de nueve migrantes venezolanos, quienes, de acuerdo a CBP, ya fueron regresados a México.

La Administración Trump anunció en enero pasado la implementación en parte de la frontera de este programa cuyo futuro se analiza en las cortes después de que fuera denunciado ante la justicia por varias organizaciones.

La Corte Suprema permitió el pasado mes de julio que el controversial programa continuase en efecto mientras es debatido en las cortes inferiores.

Mientras tanto, la llegada de MPP a la frontera de Arizona con México ha causado un fuerte repudio entre grupos y defensores de los migrantes que por años han operado albergues para brindar asistencia.

"La actual política no proporciona protección a los más vulnerables, por lo contrario, los ha puesto en un gran peligro al enviarlos a ciudades que no pueden asistirlos de forma adecuada", dijo el arzobispo de la Diócesis de Tucson, Edward J. Weisenburger, en declaraciones enviadas a los medios de comunicación.

Este jueves, la organización Human Rights First (HRF) publicó un informe en el que se asegura que cientos de migrantes son "secuestrados, torturados, violados y violentamente atacados" mientras esperan en México a que se resuelvan sus casos de solicitud de asilo en Estados Unidos debido al MPP.

El reporte indica que hay al menos 636 casos registrados de ese tipo de agresiones a inmigrantes que fueron devueltos a México, de los cuales, al menos 138 son de raptos e intentos de secuestro de menores de edad.

A principios de esta semana, el Gobierno de la Ciudad de Tucson, liderado por la primera alcaldesa latina de esta ciudad, Regina Romero, aprobó una proclamación en la que pedían al Gobierno Federal suspender la implementación del MPP.

"Tucson ha sido una ciudad que ha recibido a los migrantes con las manos abiertas, contamos con los albergues para seguir dando ayuda a estas familias, no hay necesidad de que MPP sea implementado en Arizona", dijo Romero a Efe.

La organización binacional Iniciativa Kino para la Frontera también condenó la ampliación del programa "Permanecer en México" en la frontera de Arizona calificándolo como un "intento más" de la Administración Trump para dificultar aún más el proceso de solicitud de asilo político.

Respecto al caso de los venezolanos, las autoridades respondieron que "es una falta de respeto, para quienes han esperado en la fila y para los agentes que trabajan diligentemente para atender a todos de manera segura, tratar de saltarse al frente de la fila de esta manera", afirmó la vocera Meredith Mingledorff en un correo electrónico.

Mingledorff agregó que los venezolanos llegaron el miércoles a bordo de un auto a un cruce fronterizo de Arizona, como parte de un grupo de tres familias y dos adultos solteros. Luego fueron trasladados en un autobús en un viaje de cerca de 547 kilómetros a El Paso, Texas, donde fueron devueltos a territorio mexicano por la vecina Ciudad Juárez, donde otros miles de solicitantes de asilo esperan en tiendas de campaña que sus casos sean resueltos.

La portavoz explicó que el hecho de llegar en vehículos al cruce fronterizo "no otorgará a los solicitantes un ingreso automático a Estados Unidos".

Se calcula que unos 4.6 millones de venezolanos han huido de su país en medio de una crisis en la que escasean los medicamentos ylos alimentos.

La semana pasada, agentes en Tucson empezaron a enviar en autobuses a migrantes a El Paso para ser devueltos por Ciudad Juárez. El gobierno estadounidense no ha informado cuántas personas han sido trasladadas de Arizona a El Paso. Los migrantes que son obligados a esperar en México suelen enfrentar la misma violencia y corrupción de la que huyeron.

Human Rights First documentó al menos 636 denuncias públicas de violencia contra solicitantes de asilo que volvieron a México, incluyendo violación, secuestro y tortura. Human Rights First subrayó que se registró una marcada alza en octubre.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines