Lo más visto

Más de Internacionales

Cristo mutilado por la guerra será bendecido por el pontífice

El Cristo de Bojayá es testigo y superviviente de una de las peores masacres a manos de las FARC.
Enlace copiado
Cristo mutilado por la guerra será bendecido por el pontífice

Cristo mutilado por la guerra será bendecido por el pontífice

Enlace copiado
Quince años después de que una bomba mató a decenas de personas en la iglesia del pueblo de Bojayá, sobrevivientes de la masacre sacaron de la selva a su Cristo mutilado para llevarlo ante el papa Francisco, quien tratará de sanar las heridas que causó el conflicto de más de medio siglo que aún divide a muchos.

El modesto crucifijo de yeso sin brazos ni piernas y con rastros de metralla viajó durante varios días en barco, avión y autobús desde la modesta localidad de Bojayá, en el Pacífico, hasta Villavicencio, la ciudad elegida por Francisco para orar por la reconciliación por su cercanía con los territorios que vivieron algunos de los enfrentamientos más sangrientos del conflicto.

El encuentro de hoy entre supervivientes y excombatientes es uno de los hitos del viaje de cinco días del papa al país suramericano para consolidar el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), hoy convertidas en un partido político.

“Este es el Cristo de la Paz. Ha mostrado cómo se puede reconstruir una persona porque es una imagen que te dice ‘mírame’, caído, sin piernas, sin manos y ensangrentado como su pueblo. Pero hay que seguir adelante, no quedarse arrodillado llorando”, dijo a The Associated Press Rosa de las Nieves Mosquera, de 52 años, durante su peregrinación desde Bojayá hasta Villavicencio.

La mujer conserva las cicatrices de las heridas de aquel día de 2002 en el que una bomba de las FARC cayó en la iglesia donde cientos de campesinos se refugiaban.

Lee también

Comentarios