Cuba usa a CELAC para criticar “injerencia” de EUA

Mandatarios de Latinoamérica buscan acuerdos para la reducción de pobreza
Enlace copiado
Cuba usa a CELAC para criticar “injerencia” de EUA

Cuba usa a CELAC para criticar “injerencia” de EUA

Enlace copiado
El presidente de Cuba, Raúl Castro, criticó ayer las “injerencias” de Estados Unidos en su país en el marco del actual acercamiento diplomático, y reiteró a Washington viejas exigencias por la base de Guantánamo como condición para normalizar del todo las relaciones bilaterales.

Ambos países deben “aprender el arte de la convivencia civilizada”, dijo Castro en su discurso ante los países de la CELAC en Costa Rica, del que dedicó la mayor parte a hablar del deshielo diplomático entre Cuba y Estados Unidos anunciado en diciembre.

El líder cubano aludió directamente a recientes declaraciones de funcionarios estadounidenses que visitaron La Habana, así como a las reuniones que los diplomáticos mantuvieron ahí con miembros de la proscrita disidencia cubana.

El tema con Estados Unidos, empero, no estaba en la agenda del encuentro regional.

La alta delegación norteamericana que estuvo en Cuba la semana pasada se reunió en la isla también con disidentes. Además, subrayó que había “presionado” al Gobierno de La Habana para que mejore la situación de los derechos humanos en la isla.

“No nos dejaremos provocar, pero tampoco aceptaremos ninguna pretensión de aconsejar ni presionar en materia de nuestros asuntos internos”, replicó Castro ante la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que reúne a todos los países del continente –entre ellos El Salvador– con excepción de Estados Unidos y Canadá.

“Las contrapartes estadounidenses no deberían proponerse relacionarse con la sociedad cubana como si en Cuba no hubiera un gobierno soberano”, agregó un enfático Castro.

Llamado a acción

Los mandatarios insistieron en la plenaria de la cumbre en la urgencia de que la CELAC se consolide y adopte unos objetivos claros, prioritarios y verificables, como propusieron el gobernante anfitrión, Luis Guillermo Solís, y el de Ecuador, Rafael Correa.

“Siempre soy temeroso de que nuestros pueblos se cansen de que nosotros estemos en tantas cumbres y ellos, sobre todo los más pobres, continúen en profundos abismos”, dijo Correa, quien este jueves recibirá de parte de Solís la presidencia pro témpore.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, calificó la reducción de la pobreza y la desigualdad como un “desafío complejo” y un “obstáculo para el progreso” de la región, e instó a “no (...) seguir viéndola como un sesgo estadístico”.

Otros mandatarios abogaron por mayor cooperación regional para combatir el narcotráfico y el crimen organizado o para impulsar más intercambio comercial, entre otros temas.

Aparte del asunto principal de la cumbre, los jefes de Estado y de Gobierno también conocerán una serie de documentos de “la más amplia naturaleza”.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter