Delación de Odebrecht sacude políticos en Brasil

Se publican las denuncias que hizo el encarcelado expresidente de la constructora, en las que asegura que entregó a través de un ministro dinero para expresidente Lula da Silva.
Enlace copiado
Enlace copiado
Pagos para miembros del gobierno de Lula da Silva y para decenas de políticos: la Corte Suprema de Brasil publicó ayer parte de las denuncias de la constructora Odebrecht en su cooperación con la Justicia, temidas desde hace semanas por su alcance para destapar la corrupción política en el país sudamericano.

Los detalles de las denuncias causaron desde el martes un nuevo terremoto político en Brasil, sacudido desde hace tiempo por varios escándalos de corrupción.

En la víspera se dio a conocer que el juez a cargo de la megacausa de corrupción Lava Jato en el Supremo, Edson Fachin, autorizó investigaciones contra 108 políticos, más de 70 de ellos con fuero privilegiado, con base en las denuncias de 78 ejecutivos de Odebrecht, como parte de sus acuerdos con la Justicia para obtener beneficios en sus procesos (“delaciones premiadas”).

Fachin autorizó ayer además, la publicación de buena parte de las declaraciones grabadas en los últimos meses. En los videos publicados por varios medios locales, el encarcelado exjefe de la compañía Marcelo Odebrecht inculpa entre otros al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El ejecutivo también menciona a la expresidenta Dilma Rousseff, con la que asegura haber estado en contacto, y a varios colaboradores del actual jefe de Estado, Michel Temer.

Marcelo Odebrecht, condenado en 2016 a 19 años de cárcel por los escándalos de corrupción de la constructora, da en sus testimonios amplios detalles de cómo funcionaba la corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

Odebrecht es una de las empresas más implicadas en la operación Lava Jato, que investiga el pago de sobornos a políticos por parte de empresas que querían obtener contratos con Petrobras.

Las denuncias de Odebrecht eran calificadas desde hace meses como la “delación del fin del mundo”, debido al potencial explosivo que se les supone para relevar la dimensión de la corrupción política en Brasil. Y los primeros detalles no decepcionaron.

Uno de los más inculpados por el testimonio de Marcelo Odebrecht es Lula, que tiene que responder ya en varios juicios relacionados con Lava Jato.

Según Marcelo Odebrecht, la compañía destinó unos 40 millones de reales ($12.8 millones) para satisfacer “demandas” de Lula cuando este era presidente, un dinero que fluyó a través del exministro de Hacienda Antonio Palocci, que fue también jefe de Gabinete de Rousseff.

“Lo que yo tenía acordado con Palocci era lo siguiente: esa era una relación mía con la presidencia”, aseguró Marcelo Odebrecht. El empresario, sin embargo, admitió que Lula “nunca pidió” nada directamente, sino que todo fue a través del ministro.

A Lula se referían como “amigo”, agregó. La defensa de Lula argumenta que no hay pruebas que impliquen directamente al expresidente en actos de corrupción. Palocci está en prisión preventiva por Lava Jato.

Ministros implicados

El Gobierno de Michel Temer resultó fuertemente golpeado por las investigaciones aprobadas el martes, que alcanzan a una tercera parte de sus ministros. En la llamada “lista de Fachin” están ocho ministros de Temer, además de cinco expresidentes y varios gobernadores regionales, y más de 70 diputados y senadores.

Temer eludió ayer hablar de la llamada “lista de Fachin” en una intervención pública, aunque pidió indirectamente que las investigaciones no afecten al Gobierno.

“No podemos jamás paralizar la actividad legislativa. Tenemos que dar seguimiento al Gobierno, a la actividad legislativa y judicial”, reclamó Temer en Brasilia.

De las denuncias de Odebrecht se esperan también detalles sobre el pago de sobornos de la constructora en otros países de América Latina.

La empresa admitió en diciembre haber pagado más de $785 millones en sobornos en una decena de países latinoamericanos desde 2001, para obtener contratos públicos.

Según la delación de Odebrecht, a pedido Palocci, entregó “vía el Sector de Operaciones Estructuradas, $3 millones al candidato a la Presidencia de Perú Ollanta Humala”, para la campaña presidencial de 2010.

La esposa del exmandatario peruano, Nadine Heredia, negó la acusación. “No tengo idea por qué mentirían”, pero “no es corroborable y no es cierto”, respondió Heredia en entrevista con el Canal N, tras la difusión en Lima de la declaración de Odebrecht.

Corrupción en Juegos Olímpicos

El exalcalde de Río de Janeiro Eduardo Paes es investigado por supuestamente aceptar al menos 15 millones de reales ($5 millones ) en pagos para facilitar la construcción de proyectos relacionados con los Juegos Olímpicos del año pasado.

Paes, uno de los principales gestores de los Juegos en Río, figura entre docenas de políticos involucrados en un abarcador escándalo de corrupción, en el que la empresa constructora Odebrecht pagó sobornos para obtener contratos.

El nombre de Paes aparece en los documentos publicados el martes por la corte suprema de Brasil, y el exalcalde podría terminar en los tribunales si la fiscalía decide imputarlo.

En un comunicado de su vocera Tereza Fayal, Paes negó las acusaciones que aparecen en acuerdos de colaboración firmados por empleados de Odebrecht. Catalogó las imputaciones como “absurdas y falsas”.

Tags:

  • Brasil
  • corrupcion
  • Odebrecht
  • Lula da Silva
  • sobornos
  • Petrobras

Lee también

Comentarios

Newsletter