Lo más visto

División marca inicio de la convención demócrata

Correos filtrados por WikiLeaks sobre favoritismo hacia Clinton ahondan heridas en seguidores de Sanders.
Enlace copiado
Problemas.  Los demócratas abrieron ayer su convención, en la que el jueves Hillary Clinton será nominada como candidata.

Problemas. Los demócratas abrieron ayer su convención, en la que el jueves Hillary Clinton será nominada como candidata.

División marca inicio de la convención demócrata

División marca inicio de la convención demócrata

Enlace copiado
La convención demócrata, en la que se designará oficialmente a Hillary Clinton como candidata a la Casa Blanca, se abrió ayer en Filadelfia en un ambiente de clara división a pesar de los constantes llamados a la unidad por parte del senador Bernie Sanders.

El inicio de los trabajos en el Wells Fargo Center, en Filadelfia, estalló en un ensordecedor duelo entre los seguidores de Clinton y los delegados de Sanders, en una impresionante cacofonía de abucheos y vítores de aprobación a la exsecretaria de Estado.

“Bernie, Bernie”, estallaban en las gradas los delegados de Sanders cada vez que el nombre de Clinton era pronunciado en el estrado, mientras otro coro respondía en forma igualmente ruidosa “Hillary, Hillary”.

La secretaria encargada de coordinar tareas en la convención, la legisladora Marcia Fudge, intentó tímidamente pedir a los delegados respeto por los discursos, pero el coro se tornó aún más ensordecedor.

El partido, que pretendía hacer de esta convención nacional una fiesta de su unidad interna, llegó este instante profundamente dividido, aunque Sanders hizo ayer un dramático llamado a sus seguidores a votar por Clinton en las elecciones de noviembre.

Pero la crisis se tornó inocultable en el partido. El martillazo que dio inicio a los trabajos de la convención fue dado por la secretaria del Comité Nacional Demócrata y alcaldesa de Baltimore, Stephanie Rawlings Blake, ya que la presidenta del partido, Debbie Wasserman Schultz, renunció el domingo.

En la mañana del lunes, Wasserman Schultz intentó pronunciar un discurso ante delegados por el estado de Florida –que ella representa en la Cámara Baja del Congreso–, pero los abucheos e interrupciones la obligaron a salir escoltada del escenario.

Por su parte, Sanders tuvo que escuchar abucheos de sus propios seguidores al pedirles que voten por la exsecretaria de Estado ya que la prioridad es derrotar a Donald Trump.

En la jornada, Sanders envió un mensaje personal a sus delegados para pedir que eviten alteraciones al orden durante la convención y que la disputa principal no se resume a elegir un presidente.

Sanders y Wasserman Schultz son las figuras centrales del espectacular escándalo que sacudió al partido en vísperas de la convención nacional.

La crisis mostró el rostro el viernes con la publicación en el sitio WikiLeaks de casi 20,000 correos electrónicos internos de altos dirigentes del partido en los que se muestra una postura favorable a Clinton en las primarias.

Este favoritismo fue algo que Sanders había denunciado en varias ocasiones.

La presidenta interina del Comité Nacional del partido, Donna Brazile, dijo a la prensa que “hay más correos” que saldrán a la luz y adelantó que probablemente habrá en ellos “muchas cosas por las que tendremos que pedir disculpas”.

Investigación del FBI

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) anunció ayer una investigación a la forma en que fueron filtrados miles de correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata, una acción que –según el equipo de Hillary Clinton– Rusia lanzó para beneficiar al republicano Donald Trump.

La agencia confirmó en un comunicado que está “investigando una intrusión cibernética que involucra al CND” y agregó: “Un hecho de esta naturaleza es algo que tomamos muy seriamente”.

El equipo de Clinton denunció una intrusión masiva a las computadoras del comité demócrata en junio y lo atribuyó a firmas de seguridad del Gobierno ruso.

El jefe de campaña de la virtual candidata demócrata, John Podesta, calentó el debate ayer diciendo que “hay una especie de ‘bromance’” entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y Trump, usando un término que hace referencia a una amistad excepcionalmente cercana entre dos amigos.

La campaña de Clinton dijo que Rusia concuerda con los puntos de vista de Trump, en especial sobre la OTAN.

Trump aseguró ayer que es una “broma” la aseveración el equipo de Clinton de que Rusia está tratando de ayudarle filtrando miles de correos electrónicos del comité demócrata.

“La nueva broma del barrio es que Rusia filtró los desastrosos correos del comité demócrata, los cuales nunca debieron haberse escrito, porque le agrado a Putin”, escribió el magnate en varios mensajes en Twitter.

Tags:

Lee también

Comentarios