Donald Trump agita a seguidores en Indiana

El precandidato republicano hizo campaña en la ciudad de Terre Haute, Indiana, dos días antes de las elecciones primarias en ese estado.
Enlace copiado
Donald Trump agita a seguidores en Indiana

Donald Trump agita a seguidores en Indiana

Donald Trump agita a seguidores en Indiana

Donald Trump agita a seguidores en Indiana

Enlace copiado
El precandidato republicano Donald Trump llegó puntual a un teatro en la localidad de Terre Haute, una de las dos paradas programadas ayer en el estado de Indiana, que este martes llevará a cabo las elecciones primarias de los partidos mayoritarios en Estados Unidos.

El magnate, desde que lanzó su precandidatura en junio pasado, es un huracán que despierta pasiones y rechazo dondequiera que llega. Esta pequeña ciudad, a poco más de una hora de la capital, Indianápolis, no fue la excepción ayer.

Dos horas antes del discurso, la fila para ingresar al teatro, que tiene capacidad para 600 personas, daba la vuelta justo cuatro cuadras a la redonda. Pese a que la actividad era con boleto en mano, otorgados gratis en el sitio Event Brite, muchos hacían fila sin tenerlos.

“Gorras a $15, amigos”, gritaba uno de los varios afroamericanos que competían con vendedores blancos de parafernalia de Trump. La famosa gorra roja con el eslogan “Hagamos grande a América de nuevo” era la que más   se ofrecía a la multitud.

Entre el barullo, apareció un tipo con un vehículo estilo casa rodante que se estacionó  a un lado de la fila. Se bajó y fue reconocido por una familia que hacía la cola. Se trataba del demócrata Brendan Kearns, candidato a concejal en el condado Vigo, al que pertenece Terre Haute.

Kearns descargó agua embotellada y comenzó a ofrecerla a los simpatizantes de Trump. Varios de ellos pasaban de largo, mientras que otros sí tomaban una de las pequeñas botellas plásticas.

La fila avanzaba rápidamente y antes de entrar al teatro la revisión era estricta por parte de uniformados del Servicio Secreto, que hacían su trabajo de forma ágil.

Sin embargo, la capacidad del establecimiento ya había sido alcanzada a las 12 de la tarde, una hora antes del discurso de Trump. Unas 100 personas se quedaron en la antesala, mientras otros centenares tuvieron que quedarse con las ganas de ingresar.

Justo a la 1 de la tarde, el precandidato inició su intervención aludiendo a la encuesta más reciente que le da una ventaja de 15 puntos sobre su rival republicano Ted Cruz en la carrera por llevarse la mayoría de los 57 delegados que su partido reparte en Indiana, en un esquema en el que ganador de las elecciones se lleva la mayoría.

“Si gano en Indiana, se acabó. Llegó el tiempo en el que los votantes republicanos quieren que Donald Trump sea el nominado”, afirmó mientras el salón explotaba en aplausos.

Luego, su discurso fue, muy a su estilo, un repaso de una infinidad de asuntos en el que hubo espacio para hablar de los temas que lo tienen en la cresta de la ola de la contienda republicana: Las críticas a sus contendientes, al presidente Barack Obama, a la favorita demócrata Hillary Clinton, a su idea de que construirá un muro en la frontera con México, a su oposición a la forma en que se negociaron los acuerdos de libre comercio, especialmente con México, entre otros.

A la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) la llamó “obsoleta” y aseguró que como presidente hará que sus aliados paguen a Estados Unidos por brindarles seguridad. “Si no quieren pagar les diré ‘adiós y suerte con Rusia’”, dijo.

Al hablar de las elecciones del martes, pidió a sus seguidores que se pronuncien con su voto para que se acabe la espera por su candidatura y enfocarse en Hillary  Clinton, a quien volvió a llamar “crooked”  (deshonesta).

Cuando ya había hablado por cerca de una hora, comenzó a despedirse, ya que dos horas más tarde tenía otra aparición en Fort Wayne, donde el sábado el expresidente Bill Clinton hizo campaña en favor de su esposa, Hillary Clinton.

Afuera, ya un grupo de unas 30 personas con carteles en contra de Trump estaban en una de las esquinas, mientras partidarios de Trump les mostraban los carteles o hacían sonar el claxon de sus vehículos.

Tags:

  • donald trump
  • estados unidos

Lee también

Comentarios

Newsletter