Lo más visto

EUA espera normalizar relaciones con Venezuela pese a expulsión de agregados

Un alto funcionario del Departamento de Estado dijo a periodistas que Estados Unidos ve la expulsión de su agregado aéreo y el ayudante de éste como parte de una campaña electoral que comenzaba a prepararse en Caracas ante el grave estado de salud del presidente Hugo Chávez.
Enlace copiado
Enlace copiado
Estados Unidos consideró hoy que la expulsión de dos militares de su embajada en Caracas no significa que Venezuela haya abandonado su intención de normalizar relaciones con Washington, y mostró su disposición a continuar el proceso.

Un alto funcionario del Departamento de Estado, que pidió el anonimato, dijo a periodistas que Estados Unidos ve la expulsión de su agregado aéreo y el ayudante de éste como "parte de una campaña electoral" que comenzaba a prepararse en Caracas ante el grave estado de salud del presidente Hugo Chávez, que falleció poco después.

"No creemos que estuviera directamente relacionado con el proceso" para normalizar las relaciones, que comenzó a finales de noviembre pasado con una llamada entre el vicepresidente Nicolás Maduro y la secretaria de Estado adjunta para Latinoamérica, Roberta Jacobson, aseguró la fuente.

Anticipó que en la campaña electoral que ahora empieza "seguiremos oyendo comentarios sobre los Estados Unidos que no ayudarán a mejorar esta relación", pero confió en que, una vez elegido un nuevo Gobierno venezolano, puedan retomarse los contactos.

"Las campañas electorales no son siempre el mejor momento para avanzar en política, y entendemos que Venezuela puede tardar algo de tiempo en estar lista para tener estas conversaciones de manera más regular y más seria", añadió.

Según la fuente, no ha habido contactos a alto nivel entre Jacobson y Maduro desde su llamada telefónica de noviembre, aunque desde entonces hubo "un par de contactos" bilaterales entre funcionarios de menor rango.

Los contactos buscaban trazar un plan para normalizar las relaciones diplomáticas entre ambos países, mermadas por la retirada mutua de los embajadores en 2010, pero "realmente no fueron muy lejos", reconoció el funcionario.

"Presentamos lo que creímos que sería un buen plan para empezar ese proceso y, francamente, no conseguimos mucha respuesta", señaló. "Y no estamos seguros de si el Gobierno de Venezuela seguía queriendo continuar con ese proceso cuando ocurrió (la expulsión de los dos agregados en Caracas) ayer", añadió.

"Pero no vemos que haya una relación clara entre la expulsión y este proceso", reiteró.

Según fuentes diplomáticas consultadas por Efe, en los citados contactos Jacobson propuso a Maduro una serie de "pasos intermedios" antes de llegar a un intercambio de embajadores, basados en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo y la cooperación energética.

En concreto, la funcionaria planteó a Maduro aceptar la visita a Venezuela de un supervisor regional de la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA), para elaborar un plan que aumentara la cooperación en la lucha antinarcóticos.

El Gobierno de Hugo Chávez expulsó a la DEA del país en 2005 tras acusarla de colaborar con narcotraficantes y de espionaje político, en un paso que siguió Bolivia en 2008.

Momentos antes, un alto funcionario estadounidense que pidió el anonimato, dijo que el Gobierno de Estados Unidos no descarta la posibilidad de responder con una acción recíproca a la expulsión de su agregado aéreo y el ayudante de éste en la embajada en Caracas.

"La posibilidad de tomar una acción recíproca en respuesta a la expulsión es algo que estamos revisando ahora mismo. Obviamente, es nuestro derecho tomar esa acción, así que no descartamos nada", indicó el funcionario, en respuesta a la pregunta de si Estados Unidos se plantea tomar alguna medida al respecto, como la expulsión de algún funcionario venezolano en Washington.

Tags:

Lee también

Comentarios